En defensa de la caza
Miles de cazadores y agricultores se manifestaron en Madrid en protesta por las "limitaciones" de la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad.(EFE) EFE/Bernardo Rodríguez

Miles de cazadores y agricultores se manifestaron esta mañana en protesta por las "limitaciones" que impone a su actividad la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad, aprobada en noviembre, y en defensa de su labor en la conservación de la naturaleza.

La movilización, convocada bajo el lema "Por el campo, la caza y la conservación", concitó a medio millón de personas según los organizadores -35.000, según fuentes policiales- que partieron de la Plaza de Lima, recorrieron la Castellana y terminaron en la Plaza de San Juan de la Cruz, frente al Ministerio de Medio Ambiente.

Piden dimisión de Narbona 

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja), la Real Federación Española de Caza (RFEC) y la Oficina Nacional de Caza, convocantes del acto, coincidieron en defender que, gane quien gane las elecciones generales, la normativa promovida por la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona "tiene que ser derogada".

El acto ha transcurrido sin incidentes hasta que la Policía ha tenido que sacar de la manifestación a unas ocho personas, vestidas de rojo, de la asociación "Equanimal", una de ellas disfrazada de zorro, que se introdujeron en la protesta bajo el grito "cazar es asesinar".

Tractores, galgos y perros de rehala

Por las calles de Madrid desfilaron tractores, galgos y perros de rehala, halconeros, cetreros y arqueros, en coincidencia con la celebración en esta ciudad de la Feria Internacional de la Caza y las Armas. También se vieron banderas de numerosos países en apoyo de los cazadores españoles, así como de las diversas comunidades autónomas de las que han llegado a la capital unos mil autobuses, según los convocantes.

Los portavoces de estos colectivos, a los que se prohibió portar armas, declararon que la Ley es "ambigua" en lo que se refiere a la prohibición de plomo en humedales y "sanciona" a quienes protegen el campo, al contemplar la posibilidad de expropiar terrenos y cotos de caza de las zonas protegidas. Los cazadores sostienen en un manifiesto que la legislación actual imposibilita la actividad cinegética en el 30% del territorio, al tiempo que limita otras tradiciones arraigadas como la caza de la perdiz con reclamo.

 Sector olvidado

El portavoz de la Real Federación Española de Caza, Antonio Pérez, declaró que esta marcha constituye una "exigencia de respeto" hacia un sector que lleva "mucho tiempo siendo olvidado, despreciado y acosado". Señaló que hay un millón de cazadores en España que, junto con los agricultores, son "claves en la conservación del territorio, en la defensa de las especies y en la preservación de la naturaleza". "Que se nos oiga de una vez y que no se nos trate como presuntos delincuentes", aseveró.