En un comunicado emitido por el GOB, se ha detallado que es una Ley "ambiciosa" desde el punto de vista de transición de la producción de energía eléctrica que tiene "medidas concretas valientes" aunque, a su parecer, deberían ser "más inmediatas".

Asimismo, dentro de las actuaciones, han destacado que echan de menos "medidas de política activa relativas a la estabilización y decrecimiento de la demanda de energía" en las islas.

Por otro lado, lo más positivo de la Ley, a su parecer, es la previsión del cierre progresivo de la central térmica de Es Murterar, y, asimismo, la planificación territorial de la implantación de las renovables de la mano de los Consells insulars es una medida "imprescindible".