Parque del kilometrín
Parque del Kilometrín. N. M. S.
En la ciudad han decidido ponérselo más difícil todavía a aquellos menores que beben alcohol en la calle los fines de semana. El número de controles llevados a cabo por la Policía Local de Gijón a grupos de jóvenes que hacen
‘botellón' es un 50% mayor que hace tan sólo dos años, según fuentes municipales.

Cada fin de semana es diferente, pero la policía identifica y pide el DNI a unos 75 jóvenes de media. Hace tan sólo dos años, la media de este tipo de intervenciones era de aproximadamente 50 a la semana.

Actualmente, unos veinte agentes patrullan todos los viernes y sábados por las zonas donde habitualmente más jóvenes van a beber: El Cerro de Santa Catalina (Cimadevilla), el entorno del parque de Isabel la Católica y Somió.

El procedimiento es simple: piden el DNI a cada joven que esté bebiendo. Si alguno de estos es menor de 16 años (edad límite para beber en Asturias), le llevan a comisaría y avisan a sus padres.

Para la Asociación de Vecinos de Cimadevilla , deberían incrementarse este tipo de medidas: «hay zonas por las que no se puede ni caminar de la cantidad de cristales rotos que hay», comentan.