Después de tres años de obras, el Bioparc Valencia abrió ayer sus puertas, eso sí, a personalidades, al presidente de la Generalitat, Francisco Camps y a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, encargados de inaugurar las instalaciones. El resto de mortales podrá visitarlo a partir de hoy.

En el acto, que dio comienzo a las doce del mediodía, un grupo de danza senegalesa amenizó la jornada, mientras que otro grupo de ecologistas se quedó a las puertas del recinto para denunciar que los animales «no son prisioneros».

Además, los trabajadores que fueron despedidos del antiguo zoológico también protestaron repartiendo octavillas informativas a los viandantes. Los protagonistas de la jornada fueron los más de 150 niños de tres colegios valencianos que lanzaron mensajes ecologistas y globos biodegradables.

El Bioparc cuenta con una superficie de 80.000 metros cuadrados de superficie (10 campos de fútbol) y más de 4.000 animales de 250 especies. Abre de lunes a domingo, de 10 a 18 horas. Más: 902 024 960.