La tubería Cardedeu-Trinitat que abastece de agua a 2,5 millones de habitantes del área metropolitana de Barcelona, pierde cada día desde 2005 a su paso por Badalona 216.000 litros de agua -el doble según el ayuntamiento badalonés-, lo que equivale al suministro que necesita un pueblo de 2.000 habitantes a diario.

El agua de la tubería que se filtra se mezcla con el de una antigua mina que vierte su agua a la riera de Canyet por lo que no es potable.

El remedio es peor que la enfermedad en este caso como hizo saber Aigües Ter-Llobregat (ATLL) al ayuntamiento badalonés cuando en 2005 descubrió la fuga de agua y le pidió que solucionara el problema.

Tubería de 40 años

En estos momentos se está en la fase final del desdoblamiento de esta tubería de 21 kilómetros de distancia construida hace 40 años y para arreglar la fuga habría que cortar el suministro de agua. Por ello, hasta que no quede desdoblada por completo la tubería -la previsión es para el verano de 2009- se seguirá perdiendo el agua.

El ayuntamiento de Badalona ha pedido a la Agencia Catalana del Agua que al estar en la fase de excepcionalidad 2 por la sequía se reaproveche el agua que se está perdiendo.

De momento, el consistorio badalonés está utilizando el agua que almacena en la piscina de la Torre Bonica para cargar los camiones cisternas de agua que se encargan de regar las calles y los parques de la ciudad.