Boris Johnson
Boris Johnson.
La Policía británica ha pedido al candidato conservador a la alcaldía de Londres, Boris Johnson, que devuelva una pitillera que se llevó de la casa del ex vicepresidente iraquí Tariq Aziz, destruida por las bombas.

Johnson, un diputado tory con fama de extravagante, ha reconocido que se llevó el estuche, pero afirma que se trataba de un simple recuerdo, según informa este miércoles el diario The Daily Telegraph (inglés).

El parlamentario justificó por escrito en ese mismo periódico en el 2003 su acción: "Llevarse la pitillera del depuesto número dos de un tirano (también derrocado Sadam Husein) no es lo mismo que llevarse una estatua de bronce de 2.300 años de antigüedad un rey acuclillado de la dinastía acadiana".

Aziz nunca arriesgó su puesto para salvar a sus compatriotas de Sadam Husein
Johnson reprochó entonces a Aziz que no hubiera "dado ninguna señal de tener conciencia" y dijo que en ningún momento trató de "contener a Sadam (Husein) o arriesgó su puesto para salvar a sus compatriotas".

Scotland Yard fue alertada recientemente de la apropiación del estuche por el diputado conservador y su sección de artes y antigüedades ha emprendido una investigación.

La policía ha escrito una carta a Boris Johnson en la que le señala que ha tenido noticia de que tiene en su poder "un objeto que puede ser propiedad cultural iraquí".