Los vecinos antiparquímetros recurren sesenta multas al día
Los vecinos antiparquímetros recurren sesenta multas al día

Los colectivos antiparquímetros celebrará hoy jueves sus dos años de lucha con una manifestación a las 19:00 horas en Carabanchel Alto, en la que piden que se deje de convertir las calles de Madrid "en un negocio, tanto para el Ayuntamiento, como para las empresas concesionarias".

Los detractores del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en los barrios periféricos de la capital señalaron que continúan abiertos al diálogo después de las elecciones del 9 de marzo "en caso de que continúe el actual equipo de Gobierno municipal" y pedirán una reunión con el nuevo alcalde si el actual regidor, Alberto Ruiz-Gallardón deja la Alcaldía para "buscar una solución satisfactoria".

"Hace dos años, el equipo de Gobierno municipal extendió los parquímetros a algunos barrios periféricos de la capital, afirmando que lo pedían los vecinos. Poco tiempo duró la mentira, pues fueron decenas de miles los vecinos de estos barrios que mostraron de muchas maneras su frontal rechazo a esta decisión, exclusivamente recaudatoria", indicaron los antiparquímetros.

El SER recauda cada año 3 millones de euros sin contar con las multas

Asimismo, detallaron que el conjunto del sistema SER recauda cada año 3 millones de euros, sin contar con las multas, a pesar de que que el Ayuntamiento "afirme todo lo contrario, presentando un balance parcial negativo".

Ahora, los manifestantes aseguran que las máquinas están arruinando numerosos pequeños comerciantes "que se ven impotentes para competir con grandes superficies, en las que resulta gratuito el aparcamiento, obligando a los vecinos a pagar una nueva tasa sin ninguna ventaja a cambio".

Por otro lado, aseguraron que una veintena de vecinos de los barrios periféricos se encuentran pendientes de juicios "ante la imposición y la represión municipal". Los antiparquímetros aseguran que las 50.000 firmas entregadas y los 200 actos y manifestaciones realizados, han logrado que el Ayuntamiento de Madrid renuncie a extender máquinas a otros barrios periféricos.

"Pero sólo su prepotencia y el afán de castigo puede explicar que todavía no los haya retirado de los barrios en los que los impuso a la fuerza, y que son los que expresaron su rechazo más frontal", concluyeron. La manifestación del colectivo se desarrollará mañana a las 19.00 horas en las calles del barrio de Carabanchel Alto.