Se especula con que el senador sea musulmán.  La religión vuelve a aparecer en la campaña de las primarias estadounidenses. La clave está en una fotografía de la visita de Barak Obama a Kenia, el país natal de su padre, en 2006. En la imagen puede vérsele vestido con el traje tradicional somalí y turbante, lo que ha reabierto el debate sobre su posible condición de musulmán.

La foto ha salido a la luz en una importante web conservadora y estaba acompañada por una información que señalaba al equipo de Clinton de la filtración, algo que la senadora ha negado, pero que ha enfadado mucho a Obama, cada vez un aspirante más sólido según las encuestas. Éste ha calificado el incidente como la «maniobra más vergonzosa, ofensiva y con la intención de causar más miedo que hemos visto en el seno de cualquier partido». Es la segunda vez que la religión aparece en las primarias tras el choque de los republicanos Huckabee y Romney por el mormonismo de este último.