Hay menos asturianas maltratadas. Al menos eso es lo que reflejan los datos. Por primera vez en cinco años el número de denuncias bajó en nuestra región. En 2007, el Principado fue la única comunidad española donde descendieron las denuncias. Se redujeron un 6,3% (100). Pasaron de 1.586 en 2006 a 1.486 un año después, según los datos del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Desde 2002 -el primer año del que el Gobierno central dispone de cifras por comunidades autónomas- las denuncias en Asturias eran cada vez más numerosas. Aquel año, las asturianas pusieron 1.000 denuncias y hasta 2006 la cifra había ido en aumento.

En el conjunto del país, el número de denuncias también ha ido creciendo pero desafortunadamente, en 2007 no dejó de hacerlo. Se registraron 63.347, 1.177 más que el año anterior y 20.034 más que en 2002.

La abogada de la asociación Simone de Beauvoir, Dolores Riesgo, lamenta no tener una explicación sobre el descenso en Asturias. «Puede ser porque la ley esté haciendo efecto o que sea simplemente algo puntual», dice. Además, advierte de que el descenso «no tiene que significar que disminuyan las mujeres maltratadas tal vez sean sólo las denuncias». La secretaria de la Mujer de CC OO en Asturias, Dolores González Fernández apunta que aunque sigue habiendo mujeres muertas, «puede ser una buena señal».

En Asturias fallecieron a manos de sus parejas o ex parejas en 2007 tres mujeres, una menos que en 2006. En todo el país, murieron 118, un 23% (91) más que un año antes.

Más coordinación contra la violencia

Ya está en marcha la Unidad  Especial de Coordinación de Violencia sobre las Mujeres en Asturias. Ayer la presentó el delegado del Gobierno, Antonio Trevín a una veintena de asociaciones de mujeres. Se trata de coordinar a los que intervienen y que todos tengan la misma información sobre las maltratadas: Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sanidad, jueces y administraciones públicas. De esta forma será más fácil saber cómo actuar y no duplicar esfuerzos.