En un comunicado, la plantilla ha explicado que, tras un último intento de desconvocar la huelga, han decidido seguir con las protestas y realizar el paro convocado al creer que "no se han atendido peticiones que son indispensables para continuar con el servicio".

Según han lamentado, "no hay un compromiso firme de igualar las condiciones del personal que desarrolla la misma labor, ya que los nuevos contratados cobran menos".

Al mismo tiempo, han afirmado que los salarios de quienes trabajan en el ente público desde sus inicios ya "son precarios". "Tampoco hay intención de hacer efectiva la internalización del personal subcontratado", han reiterado.

Los trabajadores han asegurado que la oferta 'in extremis' presentada este martes por la empresa, Govern e IB3 sí ofrecía el incremento del IPC, "que ya se había pactado y no se está cumpliendo", además de otras propuestas como negociar un convenio propio para paliar las desigualdades sociales.

Los trabajadores en las Pitiusas han considerado que las propuestas son "del todo insuficientes" y es "básico que se igualen los salarios de manera urgente", haciendo efectiva la internalización del servicio.