Wall Street
Wall Street. EFE

Wall Street cerró este jueves con fuertes pérdidas y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, retrocedió un 2,83%, en una jornada negra para el sector tecnológico y para Apple en particular, que se hundió casi un 10% tras admitir que no iba a cumplir con la facturación prevista.

Según datos al término de la sesión, el Dow Jones restó 660,02 puntos hasta 22.686,22 enteros, mientras que el selectivo S&P 500 bajó un 2,48% o 62,14 puntos, hasta los 2.447,89.

El índice compuesto del mercado Nasdaq, donde cotizan los principales grupos tecnológicos, descendió, por su parte, un 3,04%, 202,43 puntos, hasta alcanzar los 6.463,50.

Casi todos los sectores corporativos concluyeron la sesión con pérdidas, destacando el batacazo del tecnológico (-5,07%), seguido de los sectores industrial (-2,96%), el de materiales (-2,76%), el financiero (-2,28%) y el de salud (-2,22).

Sólo tuvieron beneficios los sectores inmobiliario (0,49%) y el de los servicios públicos (0,08%).

La tormenta tecnológica estaba anunciada cuando ayer, tras el cierre de la Bolsa de Nueva York, el consejero delegado de la empresa con sede en Cupertino (California, EE.UU.), Tim Cook, revisó a la baja las expectativas de ingresos para el primer trimestre del año fiscal 2019 a causa, fundamentalmente, de unas ventas del iPhone inferiores a las esperadas y a la desaceleración económica en China.

Así las cosas, la práctica totalidad de los 30 valores del Dow Jones despedían la jornada con pérdidas, con Apple (-9,96%) registrando récords negativos, por delante de Intel (5,50%), United Technologies (-4,45%), Boeing (-3,99%), Caterpillar (-3,85%) y 3M (-3,77%).