Turistas, a la puerta del Alcázar de Sevilla.
Turistas, a la puerta del Alcázar de Sevilla. Europa Press - Archivo

En un comunicado remitido a Europa Press, Andrés Avelino, abogado de la familia de dicho anciano cuyas iniciales respondían a J.C.C., ha expuesto que los responsables del citado monumento y del Ayuntamiento de Sevilla, dueño del mismo, "han apoyado a la familia desde el momento del accidente", si bien los argumentos esgrimidos por los responsables municipales sobre el siniestro "no han logrado convencer a la familia ni al resto de sevillanos".

El accidente, recordémoslo, aconteció el pasado 16 de mayo de 2018, cuando un árbol de la especie 'chorisia speciosa' o palo borracho que se alza en el Patio del León del Real Alcázar desde su donación con motivo de la exposición iberoamericana de 1929 sufrió el desprendimiento de una de sus ramas altas, cayendo la misma sobre otra rama del ejemplar hasta acabar la caída afectando a ocho personas que visitaban el monumento, en el marco de una excursión del distrito Macarena.

La persona más afectada fue J.C.C., de 74 años de edad e ingresado en la UCI del Virgen del Rocío desde el mismo 16 de mayo, quien falleció finalmente al comenzar agosto.

Recordemos en ese sentido que tras el mencionado accidente, el director general de Medio Ambiente, Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, Adolfo Fernández, defendía que la rama del ejemplar de palo borracho que cayó afectando a J.C.C., su esposa y otras seis personas más que visitaban el monumento no estaba afectada por "pudriciones" y este árbol del patio del León del Alcázar había sido revisado el pasado 20 de abril, poco más de dos semanas antes del accidente.

"EPISODIO FORTUITO"

A tal efecto, y siempre lamentando lo sucedido, alegaba que el siniestro constituiría un "episodio fortuito" encuadrado en la "zona de incertidumbre" que va más allá de "las técnicas" con las que se cuenta actualmente para "predecir" los posibles riesgos" del arbolado. "La ciencia tiene sus límites y la arboricultura tiene los suyos. El riesgo cero no existe", avisaba Adolfo Fernández.

Al respecto, el abogado de la familia de J.C.C. señala las "noticias relativas a falta de mantenimiento o escasez de personal", algo que habría "contribuido sin duda al mal cuidado de los árboles" del Real Alcázar.

Igualmente, informa el letrado de que la familia ha comprobado que el seguro de responsabilidad civil contratado por el Alcázar para accidentes a terceros, si bien "tiene un límite total de 1,2 millones de euros por siniestro", tiene una "trampa" porque "sólo cubre hasta 150.000 euros por daños personales por cada persona accidentada". "Por ello, la familia no ha sido adecuadamente indemnizada en su totalidad y continúa la reclamación ante el Ayuntamiento y los Reales Alcázares", señala el abogado respecto al "infraseguro" del monumento, con un coste anual de "sólo" 4.617 euros.

CAUSA DE UNA "NEGLIGENCIA"

"Para poner de manifiesto la insuficiencia y negligencia en la contratación de este seguro, si alguno de los lesionados en el accidente de aquel día hubiese quedado con secuelas medulares o de daño cerebral, las indemnizaciones habrían podido llegar hasta los tres millones de euros", avisa el abogado, lamentando la situación porque el Real Alcázar "ingresa anualmente ocho millones" de euros y "disfruta de una tesorería de diez millones". "La decisión de un seguro tan ínfimo es debida a negligencia", critica el letrado.

Finalmente, el abogado señala que el Gobierno local socialista y los grupos de oposición "han estado usando este desgraciado accidente en sus disputas políticas, llegando a estresar a los familiares con noticias no contrastadas".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.