La kombucha, una de las bebida de moda para este 2019
La kombucha, una de las bebida de moda para este 2019 KOMVIDA

¿Cuántos cúrcuma latte hemos tomado en 2018? Se supone que muchos, porque en teoría era una de las tendencias gastronómicas para el año que ya ha terminado. En teoría, claro. A la hora de la verdad, entre los pronósticos y lo que luego realmente se come y se bebe suele haber un abismo.

Pese a ello, no deja de ser interesante repasar, como cada año por estas fechas, lo que según los entendidos en la materia más se llevará en 2019 a la hora de cocinar y comer. Una lista en la que, por cierto, se repiten algunos de los puntos del año pasado. Es parte del truco: si una tendencia no acaba de cuajar, repítela que en algún momento acabará por triunfar

Los aguacates seguirán arrasando -aunque parece que su impacto ecológico empieza a pasar factura-, aparecerán decenas de nuevas superfood con poderes casi mágicos, los más irresponsables hablarán de dietas y alimentos détox y, en general, la industria alimentaria seguirá intentando colar sus ultraprocesados como algo sano.

Pero más allá de lo evidente, se supone que esto es lo que va a arrasar en 2019:

Menos carne, más vegetal

Por salud, por cuestiones éticas o por sostenibilidad medioambiental, cada vez son más los que asumen que hay que reducir el consumo de carne. Y no se trata sólo de hacerse vegetarianos o veganos -algo que parece estar de moda-, sino simplemente de aumentar el consumo de vegetales y reducir el de carne, aunque sin renunciar a incluirla en la dieta. Es lo que se conoce como flexitarianismo, por si alguien necesita ponerle nombre.

Además de comer más legumbres, frutas y verduras -sin duda una gran noticia-, cada vez hay más alternativas vegetales a productos animales. La carne de laboratorio dicen que está a la vuelta de la esquina pero, mientras tanto, los avances en sustitutos vegetales a la carne que imitan textura, sabor e incluso "sangran" son más habituales.

Producto y parrilla

La cocina de vanguardia retrocede para dejar paso al producto. Se lleva años repitiendo, pero es ahora cuando incluso alguno de los mejores cocineros del país parecen haber tomado nota y abierto nuevos locales en los que la intervención sobre el producto de primera calidad promete ser mínima.

Algo a lo que se le une el auge de la parrilla tradicional y que hace pensar que en 2019 las esferificaciones y los nitrógenos -todavía quedan- darán un paso atrás.

Aunque para alguno eso supone la muerte de la vanguardia y de la revolución gastronómica de España -dos restaurantes con 3 Estrellas han anunciado recientemente su cierre o futura reconversión-, en realidad la técnica sigue siendo imprescindible en la alta cocina. Una técnica que, eso sí, quiere dejar de ser protagonista para que el producto mande. Al final, lo de cocina de mercado que todos prometen acabará por ser verdad.

Probióticos y fermentados

Segundo intento tras un 2018 en el que comenzaron a despuntar tímidamente. ¿Has oído hablar ya de la kombucha? Promete ser -otra vez- una de las bebidas de moda de este 2019, aunque no hace falta irse a cosas tan extrañas para hablar de probióticos.

Se trata simplemente de alimentos vivos. Vaya, un yogur, un kéfir... O de productos como el kimchi (col fermentada) que, además de estar ricos, son muy sanos.

Todo parece indicar que, pese a la insistencia de muchos -incluidos los medios-, los insectos seguirán siendo una rareza en nuestra dieta durante una buena temporada, pero este tipo de alimentos sí se irán haciendo hueco.

Lo amargo triunfa

Puede sonar extraño pero tiene mucha lógica. Con el azúcar en horas bajas parece que los sabores menos dulces reclaman su espacio.

Y lo hacen en su terreno natural: productos que no tienen que ser dulces aunque nuestro paladar lleve años acostumbrado a ello. El chocolate, con más cacao y menos azúcar, tiene ese delicioso punto amargo. O las bebidas, en las que el bitter -amargo, literal- triunfa en coctelería.

Otra pista: el avance del café de especialidad (el café bueno, vaya) hace que lo de echarle dos toneladas de azúcar para enmascararlo cada vez sea menos necesario.

"Lo amargo es el nuevo dulce" dicen los expertos en tendencias. Igual es pasarse, porque llevan años diciéndolo. Pero la verdad es que nos gustaría que tuvieran razón.

Real food

Aunque lo de ponerle a todo nombre en inglés da un poco de pereza, sin duda esta es la tendencia más interesante para 2019. Porque real food no es ni más ni menos que comida real. Es decir, más mercado, más cocina y menos ultraprocesados.

Si ponerle nombre ayuda a que algo tan lógico y necesario se convierta en una moda, bienvenido sea.