Veto a las mujeres en un templo hindú
Protesta en apoyo a las dos mujeres que entraron por primera vez en un templo vetado a ellas en Kerala. EFE

Dos mujeres han desafiado por primera vez una prohibición de siglos al entrar en un templo hindú en el estado indio de Kerala (sur) a primera hora de este miércoles, lo que podría generar una airada reacción de los grupos conservadores hindúes.

Las mujeres de unos 40 años, según la agencia ANI, han entrado en las instalaciones del templo de Sabarimala, desafiando la tradición local que prohíbe a las mujeres en edad de menstruar --entre los 10 y los 50 años-- su entrada.

Los grupos conservadores hindúes sostienen su creencia de que las mujeres en edad de menstruar mancillarán el templo. De hecho, las cadenas de noticias locales han informado de que el sacerdote principal ha cerrado el templo para proceder a rituales de "purificación" tras la visita de las mujeres.

Un vídeo difundido por medios locales muestran a dos mujeres vestidas de negro y con sus cabezas cubiertas con pañuelos accediendo al templo entre una multitud de hombres, tras haber realizado la ascensión de 5 kilómetros desde la localidad de Pamba.

El Gobierno de Kerala ha defendido su decisión de proteger a ambas mujeres, argumentando que es una cuestión de derechos civiles.

"Ya había dejado claro previamente que el Gobierno ofrecerá protección si cualquier mujer se presenta para entrar en el templo", ha señalado el ministro principal, Pinarayi Vijayan, según una cadena de televisión local.

Entretanto, la oposición ya ha aventurado protestas. "Esto es traición (...) El Gobierno tendrá que pagar el precio de la violación de las costumbres", ha sostenido K. Sudhakaran, vicepresidente del Comité del Congreso Kerala Pradesh. El Congreso es el principal partido de oposición en Kerala, estado gobernado por una coalición de partidos de izquierda.

Por su parte, un responsable local del partido del primer ministro indio Narendra Modi también ha llamado a manifestarse tras lo sucedido. El presidente del Partido Bharatiya Janata (BJP) en Kerala, P.S. Sreedharan Pillai, ha calificado los hechos de "conspiración por los gobernantes ateos para destruir los templos hindúes" y ha dicho que su partido "apoyará los esfuerzos contra la destrucción de la fe por los comunistas".

El año pasado estallaron violentas protestas en el estado después de que el Tribunal Supremo indio ordenara en septiembre a las autoridades que levantaran la prohibición de que mujeres y niñas en edad de menstruar entraran en el templo, que atrae a millones de fieles al año.

La sentencia del máximo órgano judicial llegó tras una petición promovida en 2006 por la Asociación de Jóvenes Abogados india desafiando la tradición centenaria en contra de las mujeres en edad de menstruar, consideradas impuras.