Los accidentes de tráfico con víctimas en las vías limitadas a 80 kilómetros por hora del área de Barcelona se redujeron de 44 a 25 en enero, lo que representa un 43,2%, durante el primer mes en que el incumplimiento de la medida fue sancionable, según datos del Servei Català de Trànsit (SCT).

En enero de 2007 no se registró ningún muerto en estas vías, aunque sí hubo tres heridos graves y 56 leves, mientras que este año hubo un muerto --un ciclista atropellado por un camión en la C-31--, ningún herido grave y 33 leves. Esto representa una reducción del número de víctimas de un 42,4%.

684 multas diarias

Durante el primer mes de aplicación del procedimiento sancionador se impusieron 21.204 multas por superar el límite de velocidad, lo que supone una media de 684 multas al día.


En todas las vías limitadas a 80 (A-2, B-23, C-31 sur, C-31 norte, C-32 y B-20) se registró un descenso de la velocidad, si bien los porcentajes de reducción oscilaron entre un 11% y un 27%. Las velocidades medias estuvieron entre 74,1 kilómetros por hora y 82,6. Las primeras cifras que baraja el SCT muestran que este límite de velocidad supuso una mejora en la congestión del tráfico.