Recogida de níscalos en Hinojos (Huelva).
Recogida de níscalos en Hinojos (Huelva). AYUNTAMIENTO DE HINOJOS.

Así lo ha puesto de manifiesto en declaraciones a Europa Press el jefe de la Policía Local de Hinojos, Isaías Fernández, el cual ha remarcado que entre 2012 y 2013 se puso en marcha una ordenanza para controlar la recogida de esta seta puesto que se daban gran cantidad de grupos en los montes que sin llevar los utensilios propios como la tradicional canasta se llevaban gran cantidad en bolsas de plástico (nada recomendable porque no permite la caída de las esporas) para un comercio clandestino, lo que hacía bajar la producción.

Ante esto, el Consistorio decidió, a través de un bando, en 2015 que la actividad debía tener un control, de manera que se estableció un máximo de dos kilos por persona para autoconsumo y una veintena de licencias para personas foráneas, no siendo este último requisito necesario para los vecinos de Hinojos.

En concreto, ha apuntado que de hecho han notado que las personas que vienen de fuera de la localidad con licencias son grandes aficionados a la micología puesto que "muchos recogen entre cuatro o cinco especies" de setas mientras que muchos de los vecinos solo se decantan por una o dos variedades.

A punto de concluir la temporada micológica, que transcurre desde el 1 de noviembre hasta el 31 de diciembre, Fernández ha mostrado su satisfacción por el desarrollo de la medida y ha remarcado que la Policía Local realiza controles tanto en el campo como a la entrada de los caminos para cerciorarse de la recogida de setas se realiza de la forma correcta.

En esta misma línea se ha pronunciado el alcalde hinojero, Miguel Ángel Curiel, quien ha destacado la eficacia de la medida "por la conservación del monte y de la producción de níscalos", al tiempo que ha abogado por impulsar el comercio de esta seta pero con el control necesario.

De este modo, está prohibido remover o rastrillar el mantillo del monte para buscar setas, debido a que es muy dañino para los hongos y compromete su supervivencia, así como también está prohibido usar o llevar cualquier herramienta que se pueda utilizar para remover el mantillo, como rastrillos, hoces, azadas o similares.

Las setas tendrán que transportarse en cuelgas, cestos o utensilios, preferentemente de mimbre, que tengan rendijas, para que las esporas de las setas recolectadas vayan cayendo al suelo del monte, quedando prohibido guardar las setas en recipientes herméticos o bolsas ya que, además de no permitir el paso de las semillas, esta actuación puede tener consecuencias negativas para la salud, puesto que se acelera el proceso de descomposición de los ejemplares, con lo que puede provocar toxicidad.

Así, se debe coger una cantidad moderada de setas, acorde con el consumo familiar, evitando su abuso, y está prohibido arrancar la seta, debiéndose cortar la misma, así como que las setas recolectadas han de tener un diámetro no inferior a seis centímetros. Además, se recomienda consumir solo aquellas setas de las que se esté seguro que no son tóxicas.

Consulta aquí más noticias de Huelva.