Coches, tránsito, Castellana, tráfico, contaminación, Madrid
Coches en la Castellana de Madrid. Europa Press - Archivo

La Comisión Europea (CE) "sigue de cerca" las medidas contra la contaminación del aire en España para cumplir con Bruselas, entre ellas el  plan Madrid Central, y recordó que los tribunales deberán acatar la legislación comunitaria, ante la amenaza del PP de llevar el proyecto a juicio.

"La CE está comprometida a trabajar con todos los Estados miembros para alcanzar los objetivos de calidad del aire acordados, haciendo uso de su potestad legal para hacer cumplir la legislación europea relevante", advirtió en una carta publicada este martes el comisario de Medio Ambiente, Karmenu Vella, en respuesta a una misiva enviada en noviembre por ocho eurodiputados españoles de Podemos, IU y EQUO.

En su carta original, los eurodiputados habían pedido al Ejecutivo comunitario que apoyase el plan Madrid Central, para limitar el tráfico en el centro de la capital por motivos medioambientales, que el PP amenaza con llevar a los tribunales.

Sigue habiendo un "serio riesgo"

Apenas mencionando dicho plan, Vella recordó que en España "persisten las superaciones de los objetivos de calidad del aire, en particular en dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas PM10", algo que supone un "serio riesgo para la salud" de los ciudadanos.

El comisario añadió que, si la CE no optó a principios de año por llevar a España al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), fue porque consideró que las medidas anunciadas "podrían permitir abordar adecuadamente las carencias si se aplicaban correctamente y en los plazos anunciados".

Podemos ha celebrado por su parte en un comunicado lo que consideran un "apoyo explícito" de la Comisión al plan Madrid Central, en vigor desde el pasado 30 de noviembre y que restringe el tránsito rodado en una zona de 472 hectáreas de extensión en la parte histórica de la ciudad para reducir la contaminación del aire.

Desde 2010

En la primera carta remitida a la Comisión por los eurodiputados, fechada el 22 de noviembre, los políticos españoles ya mencionaban que Madrid vulnera desde 2010 los niveles de NO2 permitidos a nivel europeo y que la CE dio un ultimátum en enero de 2018 para que la ciudad presentara sus planes para reducir la contaminación del aire.

Firmaban la carta los eurodiputados de Podemos Miguel Urbán, Estefanía Torres, Xabier Benito, Tania González Peña y Lola Sánchez, así como Ernest Urtasun (ICV/Catalunya en Comú), Marina Albiol (IU) y Florent Marcellesi (EQUO).

Paralelamente, representantes de Ahora Madrid desplazados a la capital comunitaria presentaron además ese mismo día una solicitud ante la Comisión de Peticiones de la Eurocámara.

La Comisión decidió entonces mantener abierta la petición y enviar una misiva a la Comunidad de Madrid recordando la obligación de cumplir las Directivas Europeas sobre calidad del aire y la necesidad de cooperación interinstitucional.