Una mujer ha sido operada hoy en una clínica privada de Reus (Tarragona) para extraerle del vientre un electrodo que, al parecer, los médicos le dejaron en el interior de su cuerpo hace cuatro años, cuando dio a luz a su primer hijo en el hospital universitario Sant Joan, de Reus.

Raquel de la Cruz, de 30 años y vecina de Reus, tuvo a Rubén, su primer y, por el momento, único hijo, el 29 de julio de 2004 en el área de maternidad del hospital universitario Sant Joan de Reus y, tras el parto, por cesárea, se le realizó una ecografía, que no reveló ninguna anomalía.

Raquel presentará denuncia por negligencia contra los médicos que le practicaron la cesárea

Sin embargo, "desde entonces, le molestaba con frecuencia la zona del vientre, sentía pinchazos y, cuando iba a depilarse, el dolor era insufrible", ha explicado, Rubén Nieto, marido de la afectada. Hace un año, Raquel cogió una gastroenteritis y el dolor se acentuó: "No podía aguantarlo, así que fuimos al médico, y allí le realizaron una radiografía".

El resultado de la radiografía dejó "perplejos" a los médicos y al matrimonio Nieto, que descubrieron que Raquel tenía alojado, entre el útero y la vejiga, "un objeto metálico similar a una pulsera", ha relatado Rubén. Hoy la mujer se ha sometido a una nueva intervención quirúrgica con anestesia general en la clínica privada Fàbregas de Reus, donde, durante aproximadamente tres horas, se le ha realizado una cesárea para retirarle el cuerpo extraño.

Al abrirla, los médicos han descubierto que Raquel tenía en su vientre un electrodo (tornillo), de los empleados en la instrumentación quirúrgica. "Estamos sorprendidos y, a la vez, indignados de que en el siglo XXI puedan pasar cosas así", ha espetado Rubén.

Una vez tengan el informe de la clínica y recuperen el electrodo, que está siendo analizado, Raquel presentará, junto con la radiografía que le realizaron hace un año, una denuncia por presunta negligencia contra los médicos que le practicaron la cesárea en el hospital de Sant Joan. Por el momento, tendrá que pasar unos tres días en cama, hasta que reciba el alta hospitalaria.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TARRAGONA