Metro de Granada
El metro de Granada, en una imagen de archivo. Metro de Granada / Europa Press

María López Sánchez, de 18 años de edad, y alumna de primer curso de Cuidados Auxiliares de Enfermería en el instituto de Formación Profesional Aynadamar, en Granada, tuvo ocasión de poner en práctica muy pronto los conocimientos de primeros auxilios adquiridos en clase, gracias a los cuales salvó la vida a un niño de nueve años que se estaba ahogando tras atragantarse, cuando viajaba con su madre en el metro de la ciudad andaluza.

Sobre las cinco de la tarde del pasado 23 de noviembre, y según se relata en un artículo publicado en la página web del propio centro educativo, María se encontraba viajando en el metro de Granada en dirección a Armilla, cuando oyó a una mujer pedir auxilio: “¡Ay, mi hijo, que se ahoga!, ¡que se ahoga!”, gritaba, mientras le daba a su hijo palmadas en la cara. "Sin pensárselo dos veces, y ante la pasividad de muchos ocupantes del vagón, María dejó todas sus cosas en el suelo y acudió corriendo para ver si podía ayudar", añade el artículo.

Al acercarse, la joven vio que el niño estaba enrojecido, llevándose las manos al cuello, y cambiando de color a morado. Fue entonces cuando decidió aplicar la técnica conocida como Maniobra de Heimlich, que había aprendido apenas un mes antes, en una charla de una hora de duración sobre primeros auxilios a la que asistió su clase durante las Jornadas Masivas de Reanimación Cardiopulmonar (CARDIOMARATÓN 061), celebradas con motivo del Día Europeo de la Actuación ante la Parada Cardíaca.

Según continúa el relato de los hechos en la mencionada web, María cogió y sentó al niño, ya muy morado, en sus rodillas y comenzó a aplicarle la maniobra. Esto hizo que el niño vomitara y expulsara así el caramelo con el que se había atragantado. El niño comenzó a recuperarse y en cuanto pudo hablar le dijo: "gracias por ayudarme”.

"No recuerdo cuántas contracciones hice, porque tengo el momento borroso. La idea era que la fuerza de la maniobra ayudara a sus pulmones a expulsar el caramelo. Yo confié en lo que aprendí aquel día y salió todo bien. Se ve que me enseñaron lo correcto", declaró la joven al diario Ideal de Granada.

¿En qué consiste la maniobra Heimlich?

La Maniobra de Heimlich (compresión abdominal), llamada así por el doctor estadounidense Henry Heimlich, que fue el primero en describirla, en 1974, es un procedimiento de primeros auxilios cuyo objetivo es desobstruir el conducto respiratorio, normalmente bloqueado por un trozo de alimento o por cualquier otro objeto. Es una técnica efectiva para salvar vidas en caso de asfixia por atragantamiento.

Con el sujeto atragantado de pie, se le abraza por la espalda con los dos brazos. Después, en esa posición, se presiona con una mano cerrada y la otra recubriendo la primera. Se debe apoyar el puño con el pulgar sobre el abdomen y presionar hacia el centro del estómago, justo por encima del ombligo y bajo las costillas de la persona.

En el caso de que el atragantado se encuentre solo, se debe tomar una silla con respaldo, cogerla por debajo del asiento, situarla por debajo de las costillas y empujar hacia arriba con fuerza, para conseguir expulsar el objeto.

Consulta aquí más noticias de Granada.