Eran las 17.25 horas de este martes cuando la Guardia Civil tenía conocimiento, a través del 112, de la noticia, por lo que activó el protocolo de búsqueda comisionando una patrulla al lugar, según informan fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Puestos en contacto telefónico con uno de los acompañantes del accidentado, inicialmente no se pudo precisar la ubicación, lo que dilató la extracción del herido.

Además, la difícil orografía de la zona, los barrancos, la abundante vegetación que impedía divisarles y los escasos minutos de luz restantes ya que se aproximaba la noche, dificultaba su localización.

Los guardias civiles lograron ascender en vehículo por un sendero de Gran Recorrido (G.R.); guiados por las indicaciones del grupo y por las voces consiguieron acercarse hasta situarse a 400 metros del accidentado.

Esta distancia que les separaba tuvieron que cubrirla a pie, por una zona de gran desnivel, resbaladiza y peligrosa por la existencia de piedras sueltas, pasando por zonas que obligaban a gatear para no perder el equilibrio.

Finalmente llegaron hasta su posición, verificando la gravedad de la lesión, iniciando el descenso lentamente para lo cual tuvieron que desandar lo ya caminado, ayudando al hombre que no podía apoyar el pie.

El tramo final lo realizaron en el vehículo oficial, hasta llegar a la localidad más cercana a las 19.00 horas, donde esperaba una ambulancia que trasladó a la persona hasta un centro hospitalario con una posible fractura de tibia y peroné.

Entrevistados con el grupo, de vacaciones en la zona, se supo que el accidente se había producido mientras descendían el citado monte.Al pretender atajar, el herido abandonó el sendero marcado, cruzando campo a través y por un terreno más abrupto donde sufrió la lesión.

Consulta aquí más noticias de Burgos.