El Gobierno de Aragón ha encargado al equipo de arquitectos de Pemán y Franco la elaboración del Plan Director del Real Monasterio de Santa María de Sijena, del que este año se ha redactado la primera fase, cuyas obras comenzarán en 2019 y que se centrarán en la restauración de la Capilla de la Inmaculada. Este proyecto tiene un presupuesto de cerca de 300.000 euros.

Este asunto ha sido expuesto este martes por la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, en el Consejo de Gobierno celebrado en la Sala Capitular del monasterio, justo el día en que se cumple un año de la llegada de 44 de los 97 bienes de Sijena que por sentencia judicial debían regresar al cenobio. Las otras piezas habían sido entregadas en julio de 2016.

La consejera de Cultura ha hecho un informe sobre el plan director y la situación judicial de las pinturas murales pendientes de volver al monasterio, según ha explicado el presidente de Aragón, Javier Lambán, tras la celebración del Consejo de Gobierno.

El jefe del Ejecutivo ha detallado que el objetivo del plan director es "la recuperación completa del monasterio, algo que nos importa mucho" por el interés que tiene en sí mismo el cenobio "y porque cuando esté totalmente rehabilitado serán totalmente compatibles el uso religioso y el cultural".

De esta forma, ha continuado Lambán, "los horarios de visita del monasterio serán homologables a los de cualquier otro museo de la Comunidad", es decir, que abrirá todos los días, salvo los lunes, ya que habrá entradas independientes a la zona de visitas y a la zona de monasterio, donde las monjas que residen en él podrán "dedicarse a la contemplación y la meditación sin que nadie las perturbe".

Al respecto, Lambán ha considerado que desde el Gobierno de Aragón "hemos sido comprensivos con que este monasterio fue construido para la vida monástica, con las limitaciones que temporalmente tenemos que asumir para su uso cultural".

En estos momentos, los bienes artísticos pueden visitarse los viernes y sábados, de 10.00 a 14.30 horas y de 16.00 a 19.00 horas, y los domingos de 12.00 a 14.30 horas y de 16.00 a 19.00 horas. Por la exposición de los bienes van a pasar hasta final de año alrededor de 12.000 personas, multiplicando por dos el número de visitantes desde la llegada de los bienes.

SEGUNDA FASE

La redacción de la segunda fase del plan director va a tener lugar en 2019 y supondrá la adaptación de espacios en el Palacio de Doña Sancha, donde estará ubicada la zona expositiva del patrimonio artístico de Sijena recuperado del Museo Nacional de Arte de Cataluña y del Museo de Lérida, es decir, esos 97 bienes.

La intervención está valorada en alrededor de tres millones de euros y supondrá multiplicar casi por tres el espacio dedicado a la exhibición de las piezas, que estarán conservadas en vitrinas con una climatización independiente en un espacio de 610 metros cuadrados, frente a los 230 de los antiguos dormitorios.

Mientras duran los trabajos, las piezas se podrán seguir visitando en su emplazamiento actual, que ya fue acondicionado para este fin a comienzos de esta legislatura.

Así, el actual Gobierno de Aragón ha destinado uno millón de euros en rehabilitar los antiguos dormitorios y en los trabajos de la Sala Capitular, convirtiéndose en la inversión más importante en patrimonio de esta legislatura.

PIEZAS QUE SE EXHIBEN

El monasterio muestra en estos momentos las piezas que permanecían depositadas en el Museo de Lérida y que fueron recuperadas el 11 de diciembre de 2017 por orden del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Huesca. También se pueden ver las que se encontraban en el Museo Nacional de Arte de Cataluña y que regresaron en julio de 2016.

Además, el mes pasado, se incorporaron dos nuevas piezas, una cuna de plata del segundo tercio siglo XVI y primer tercio siglo XVII que se recuperó en julio de 2016 cuando iba a ser subastada y se encontraba desde entonces en el Museo de Zaragoza, y el relicario de santa Waldesca, que fue localizado en Tarragona y permanecía custodiado en el Ayuntamiento de Villanueva de Sijena.

Las dos piezas lucen desde hace unas semanas en la Sala Capitular, donde también se ha colocado el retrato de la Infanta Dulce de Sijena (1608-1622), que fue recuperado del Museo de Lérida el año pasado y durante este tiempo se ha mostrado en los antiguos dormitorios. Ahora, el óleo de la hija de la reina Doña Sancha, que ha sido reenmarcado, vuelve así al lugar que ocupaba originalmente.

TRABAJOS EN LA SALA CAPITULAR

Los trabajos en la Sala Capitular, finalizados hace solo unos días, han supuesto una inversión de 400.000 euros, con la que se ha dotado al espacio del sistema de climatización museístico "más avanzado del mundo", han precisado desde el Gobierno de Aragón.

Esto supone, asimismo, dejar listo este espacio para la recepción de las pinturas murales, a la espera de que se dicte la sentencia confirmatoria del auto de la Audiencia Provincial de Huesca que en julio de 2016 daba la razón a Aragón y confirmaba que estas obras de arte debían retornar a su lugar de origen.

Si bien la Sala Capitular ya disponía de un sistema de climatización acorde a las necesidades de la restitución de las pinturas, con las actuaciones realizadas se ha instalado un sistema más actual, que permite su control a distancia, obteniendo las condiciones ambientales adecuadas de temperatura y humedad para la conservación de obras de arte.

Además de estos trabajos, también se han acometido obras de albañilería y acabado en el interior de la sala y una mejora de los accesos a la zona de exposición de los bienes en los antiguos dormitorios.

Consulta aquí más noticias de Huesca.