El conductor de un autobús escolar que fue detenido ayer por la Policía Local de la Pobla de Vallbona (Valencia) tras comprobar que, cuando se disponía a recoger a los niños del centro para llevarlos a sus casas, sextuplicaba la tasa de alcoholemia será juzgado el próximo jueves en el juzgado de instrucción de guardia de la localidad valenciana de Llíria, según han confirmado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

El chófer, trabajador de una empresa privada que realiza el transporte escolar de colegios de la Pobla, fue reconocido por un padre que iba a recoger a su hijo como la persona que momentos antes había comprado bebidas alcohólicas en un centro comercial, según indicaron fuentes municipales.

El padre, que se dio cuenta de esta situación cuando lo vio al llegar al colegio poco antes de las 17.00 horas, alertó a la Policía Local que se personó en el centro y le sometieron a un control de alcoholemia, que reveló que sobrepasaba seis veses la tasa máxima de alcohol permitida en aire expirado.

La empresa para la que trabajaba el conductor, avisada del suceso, envió a otro chófer para que se desarrollara el transporte de los menores con normalidad.

El Ayuntamiento de la Pobla se ha puesto en contacto con los responsables de la empresa para que "extremen" el cuidado, "que normalmente se da", según indicaron fuentes municipales.

Desde el consistorio se destacó la oportunidad de la intervención ciudadana para evitar que el chófer circulara en el autobús con los niños y la "celeridad" de la actuación de la Policía Local, que en un breve espacio de tiempo verificó la situación e inmovilizó al conductor, que quedó posteriormente en libertad aunque será juzgado el jueves.