Se trataba, según el sindicato, de dos puntos "conflictivos" que estaban "lastrando" las negociaciones: tocar la antigüedad y, también, la formación obligatoria fuera de la jornada, que en la práctica suponía un incremento "encubierto" de jornada anual.

Ambos han sido el "caballo de batalla" para la Unión Sindical Obrera, organización que estaba dispuesta a convocar movilizaciones por estos asuntos.

El preacuerdo contiene, según informa en un comunicado, una cláusula de garantías de empleo en el que Solvay se compromete a no reducir los puestos de trabajo existentes actualmente como consecuencia de la puesta en marcha de la transición energética.

En el capítulo salarial, se contempla un incremento del 2,5% por cada uno de los años de vigencia, 2018-2020. También se prevén mejoras sociales con incrementos en apartados de clasificación profesional, aumento de retribución de la prima de relevo en domingos y festivos entre 10 y 5 euros respectivamente.

Asimismo, se contempla mejoras del plus de guardia domiciliaria, incrementos de ayudas a los estudios en preescolar, medios y superiores. Igulamente, se mejora el plus de actividad y un incremento de 6.000 euros en el fondo social. Además, se mejoran los permisos retribuidos.

Para USO, el acuerdo alcanzado es "altamente positivo" al haberse conseguido los tres puntos fundamentales al inicio de la negociación: el plan de transición energética y garantía de empleo durante la vigencia del acuerdo; mantenimiento de la antigüedad en los términos actuales y ligada al salario mínimo interprofesional que verá

incrementará un 36% su base de cálculo para el próximo ejercicio.

Además, la retirada de la formación fuera de horario laboral, situación que fue suscrita en el convenio general de químicas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.