A través de esta proposición de ley, que había recibido el informe favorable de la Junta para su toma en consideración y que ha recibido el voto en contra de toda la oposición, se pretendía dar continuidad a un "programa de éxito", fundamentalmente para el sector agroalimentario, para que las empresas ganen tamaño y para consolidar el tejido empresarial y crear empleo al mismo tiempo que se preparan para salir al exterior como receta ante posibles futuras crisis.

Según ha explicado el portavoz de Hacienda en el Grupo Popular, Salvador Cruz, la "magnífica acogida" y el "rotundo éxito" de esta medida implementada desde hace poco más de un año hace aconsejable un aumento del crédito que se podría ampliar en función de la normativa sobre estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera.

"Lo único que pretendemos es dar oportunidad a esa medida que ha tenido una extraordinaria salida", ha continuado Cruz ante las críticas del portavoz del Grupo Mixto, el procurador de IU-Equo, José Sarrión, que ha rechazado la toma en consideración de la proposición de ley por considerar que se trata de una "medida menor" que tendrá un "mínimo impacto" en el modelo industrial de Castilla y León.

En el caso de Ciudadanos, el procurador David Castaño ha reclamado un nuevo plan más ambicioso y transparente con dotación presupuestaria suficiente que ha cifrado en, al menos, 150 millones de euros, ya que, según ha advertido, la ampliación de crédito que pide el PP es "un parche".

Castaño ha instado al PP a hacer política por lo que ha retado a la Junta a presentar el proyecto de presupuestos de la Comunidad para 2019 en lugar de pasear por Castilla y León para presentar medidas electorales.

En el mismo sentido se ha pronunciado Félix Díez para quien la ampliación del ICE es el reconocimiento del "fracaso" y "de la nada y de bluf" de la política industrial de la Junta a la que ha acusado de no impulsar esta medida que ha tenido que ser tramitada por el Grupo Popular para "enmendar" al propio Gobierno del PP.

Díez ha acusado a la Junta de haber enterrado desde el primer día el Plan Industrial de Castilla y León que firmó con todos los grupos, salvo IU, como ha compartido Pedro González, del PSOE, que ha dudado de los datos del PP para argumentar la necesidad de contar con más crédito que "pueden ser mentira o pueden ser verdad".

"¿Qué hace el Gobierno, ha tirado la toalla, está de vacaciones?", se ha preguntado González que ha cuestionado la falta de concreción en las condiciones de ese crédito del BEI (fijo, variable o revisable) cuando, según ha recordado, está en juego dinero público. "Ver para creer", ha zanjado para concluir que ni la Junta ni el PP son de fiar.

La votación ha concluido con un rifirrafe entre la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, y Salvador Cruz que han discrepado respecto a la posibilidad de un nuevo turno de palabra del 'popular' ya que los servicios jurídicos lo han desaconsejado.

Clemente ha tenido que invitar al portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz, a que se sentara en su escaño porque, de lo contrario, no podría votar en la toma de consideración que finalmente no ha salido adelante al no alcanzar la mayoría en la primera votación.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.