"Será un día histórico para Burgos", ha aseverado Solaguren, antes de añadir que a medianoche "estaremos en los peajes para comprobar que las barreras se levantan y es posible circular libremente por una vía que, al fin, es de todos y para todos".

La plataforma ha prepara ya varias acciones de celebración para la jornada del 30 de noviembre, último día de pago para circular por la autopista, y a medianoche sus integrantes acudirán a los peajes de Castañares, Rubena, Briviesca, Pancorbo, Ameyugo y Miranda de Ebro para comprobar el levantamiento de las barreras.

Desde el colectivo, que continuará las celebraciones al día siguiente de la medida con acciones aún por determinar, se confía en que esta medida de liberalización se haga extensiva a todas las autopistas nacionales puesto que, según han señalado su portavoz, "se está demostrando que los peajes, además de ser discriminatorios, son los causantes del altísimo riesgo de siniestralidad en las vías alternativas".

Las mismas fuentes han señalado que autopistas como la AP-4, AP-6, AP-7, AP-8 y AP-9, entre otras, no solo perjudican económicamente a quienes tienen que utilizar por diversos motivos esas rutas, sino que "afectan a la seguridad de quienes por vivir en esas zonas, o por otras causas, han de utilizar las vías alternativas".

Finalmente, y en relación a la AP-1, han recordado que faltan algunas cuestiones por concretar, como un corredor Burgos-Miranda de Ebro "adecuado", retirando las cabinas de peaje, ampliando la capacidad de la vía y construyendo nuevos accesos.

Consulta aquí más noticias de Burgos.