Este martes, ha tenido lugar la presentación de las obras a cargo del jefe de la Comandancia de Obras de Baleares, Andrés López Moreno, y del arquitecto Juan González de Chaves.

Así, han explicado que la obra está motivada por la demolición parcial del baluarte sudoeste a finales del siglo XIX.

En concreto, el baluarte quedó muy afectado en 1890, por las obras de instalación de nuevos cañones en el Castillo, para la defensa de la Bahía de Palma del ataque de barcos. Esto obligó, entre otras actuaciones, a la construcción de una montaña de tierra de 16 metros de espesor para protegerse del impacto de los proyectiles enemigos.

El presupuesto para esta obra y para la de Torre de Illetes, que también terminará dentro de un mes es de 400.000 euros procedentes de los fondos recuperados tras la venta del yate Fortuna donados por la Fundación Turística y Cultural de Baleares (Fundatur).

Tras la explicación, han realizado una visita a los trabajos, que se encuentran en un grado de ejecución muy avanzado.

Al acto, han asistido el alcalde de Palma, Antoni Noguera, y el presidente del Consell de Mallorca, Miquel Ensenyat, entre otras autoridades del Govern, el Ministerio de Defensa, y representantes en la Comisión Permanente del Consorcio y de Fundatur.