Estudio impacto REDIT en la economía valenciana
Estudio impacto REDIT en la economía valenciana EUROPA PRESS

Las empresas que trabajan con alguno de los centros de la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana (REDIT) son en su mayoría pymes manufactureras y esta colaboración les permite ser un 7% más productivas, exportar un 25% más a los países de fuera de la Unión Europea y aumentar sus posibilidades de exportar a la UE en 7,7 puntos porcentuales.

Además, introducen más innovación de producto, en una cifra 12 puntos porcentuales superior a las empresas que no colaboran con agentes externos; son 20 puntos porcentuales más activas en proyectos de I+D interna y captan más financiación pública, siendo su probabilidad de conseguir fondos de las Administraciones 30 puntos porcentuales superior a la de las empresas que no colaboran.

Así se desprende de un estudio elaborado por la Universidad Complutense de Madrid y dirigido por la doctora en Economía Aurelia Modrego, que se ha dado a conocer este lunes en Cámara Valencia, en un acto que ha contado con el presidente REDIT, Fernando Saludes.

El informe se basa en las Encuestas de Innovación Tecnológica a las empresas del periodo 2010-2015 que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE), una etapa caracterizada por una "profunda crisis económica", ha subrayado Modrego.

En esta etapa, la colaboración de los institutos tecnológicos con sus empresas cliente ha demostrado tener un "importante impacto" en la economía de la Comunitat Valenciana donde su efecto fue superior al 2,2% del Producto Interior Bruto (PIB) y se situó por encima de los 2.140 millones de euros. Según el estudio, las empresas en la Comunitat que eligieron como socio preferente de colaboración a los institutos de REDIT supusieron el 38,3% de la cifra de negocios de la región.

GENERAN 2,5 DE CADA 10 EUROS DEL VOLUMEN DE EXPORTACIÓN

Las exportaciones de las empresas colaboradoras con REDIT a países de fuera de la Unión Europea representan el 13,6% del total de las exportaciones de la Comunitat Valenciana. Y, además, se estima que 2,5 de cada 10 euros de su volumen de exportación puede atribuirse al impacto de los Centros REDIT.

"Esto demuestra que la innovación y la internacionalización son binomios indisociables y que la colaboración con centros tecnológicos garantiza la obtención de mejores resultados a nivel global", ha resaltado el presidente de REDIT.

"RECTROCESO EN I+D"

Sin embargo, Fernando Saludes también ha puesto de manifiesto en el periodo analizado se observa un "retroceso importante" en algunos indicadores clave para la competitividad empresarial. Según ha recordado, en 2010 el gasto en I+D en la Comunitat Valenciana era del 1,4% del PIB. Actualmente, se sitúa en el 0,99% y "sigue por debajo de la media española, que ronda el 1,19%, y muy alejada de la europea, que está en el 2,03%".

Precisamente, en este periodo se produjo una disminución del número de empresas innovadoras, tanto en la Comunitat Valenciana (-25,6%) como en España (-22,14%), y el impacto de los institutos tecnológicos, aunque continuaba siendo importante, disminuyó ligeramente respecto a la etapa anterior. De hecho, de 2010 a 2015, las ayudas del IVACE cayeron a menos de la mitad, "es decir, se demuestra que las políticas públicas tienen un impacto directo en la competitividad de las empresas", ha remarcado Saludes.

"Afortunadamente, hoy estamos en un escenario distinto", ha puntualizado. El anteproyecto de ley de presupuestos de la Generalitat Valenciana para 2019 contempla 48 millones de euros para los institutos tecnológicos, con lo que "el apoyo a la generación de conocimiento y la I+D propia de centros REDIT, vuelve a los niveles de inversión de 2010", ha destacado.

En todo caso, Saludes ha abogado por "seguir mejorando el presupuesto público para la I+D+i de la Comunitat, tanto para institutos tecnológicos como para las pymes, puesto que está demostrado su impacto directo en los resultados de las empresas y en la economía de la región". En su opinión, "fortalecer a nuestros centros tecnológicos es, en definitiva, una vía contrastada de mejora del tejido industrial y una apuesta segura por la competitividad regional".

El año pasado REDIT -que integra a los 11 centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana- contaba con cerca de 1.500 profesionales del ámbito científico-técnico que trabajaron para más de 5.000 empresas asociadas y 13.000 empresas clientes, con quienes llevaron a cabo unos 800 proyectos de I+D. En ese ejercicio volumen de ingresos de REDIT ascendió a 97 millones de euros, un 64% de origen privado.

De media estos centros captan 70,5 millones de euros cada año de fondos nacionales y europeos para ellos y sus empresas cliente y por cada euro de financiación de pública regional, en 2017 los institutos tecnológicos contribuyeron a atraer 2,5 euros de financiación nacional y europea a la Comunitat.

"Somos una red cercana a las empresas lo que nos permite identificar con precisión sus carencias innovadoras y dar una respuesta más rápida y certera a sus dificultades de desarrollo", ha remarcado Saludes.

El presidente de la Cámara de Valencia, Jose Vicente Morata, aseguró en su intervención que "estamos convencidos de la importancia de REDIT y de la innovación para las empresas", y añadió que "la innovación es una de las claves para salir de las crisis".

Consulta aquí más noticias de Valencia.