Las bicicletas tendrán su propio espacio en los barrios de la capital. El concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, anunció ayer que el Ayuntamiento obligará a las constructoras a habilitar carriles bici en todos las urbanizaciones aún no construidas.

En Oviedo no hay ahora ninguna vía especial para bicicletas. Las primeros se harán en Las Campas-Paniceres -allí se edificarán 2.200 viviendas- y en La Lloral (San Claudio), dónde construirán 1.800 pisos.

Los ciclistas no compartirán la calzada con el tráfico. Irán por la acera y separados de los peatones. Según Mortera, es la forma«menos peligrosa» de compatibilizar distintos medios de transporte.

Barrios nuevos, pero ya construidos como La Corredoria Este o La Florida también podrían tener carriles bici. Según Mortera, el Ayuntamiento está dispuesto a construirlos «siempre que tengamos acera o espacio suficiente y haya una petición de los ciclistas».

De momento, en el centro de la ciudad no habrá viario específico para bicicletas. «Es muy difícil porque reporta peligrosidad», argumenta el edil. Según Mortera, las cuestas también son un impedimento para las bicis.