Hallan restos íberos de siglos antes de la fundación de Valencia
Trabajos arqueológicos en la calle Ruaya (J. C. Cárdenas / EFE).
Unos restos arqueológicos, de origen íbero y cartaginés-púnico, hallados en las obras de un aparcamiento en la calle Ruaya de Valencia, demuestran que en la ciudad hubo actividad humana en los siglos iii y iv a. C, según el Consistorio. Entre los restos hay una balsa íbera, un pozo, cerámica y una moneda cartaginesa de la época barquidia. Los vestigios son el indicio más antiguo de presencia humana en la ciudad y su huerta, anteriores a la fundación romana, en el 138 a. C. El hallazgo condicionará las obras de las 450 plazas de parking, ya que afecta al 25% de la parcela, de 4.800 m2, y están a tres metros y medio de profundidad.