Suicidio en Murcia
Edificio de la calle Huerto Manu de Murcia, desde donde una mujer de 37 años se tiró desde un sexto piso con su hijo de 4 años en brazos. Marcial Guillén / EFE

Una mujer de 37 años de edad se ha arrojado al vacío desde un sexto piso con su hijo de cuatro años en brazos este lunes en el barrio de San Antón de Murcia. La Policía Nacional de Murcia ha confirmado a 20minutos.es que "según los primeros indicios, todo apunta a que se trata de un suicidio".

Según han informado fuentes de Emergencias de la Región de Murcia, los sanitarios no han podido salvar la vida de ninguno de los dos. El suceso ha tenido lugar en la calle Huerto Manú del centro de Murcia.

El 112 ha recibido una llamada a las 6.07 horas de este lunes de una vecina que decía haber oído un golpe en la calle y, tras asomarse por la ventana, ha visto a dos personas tendidas en la acera de la calle, una de ellas un niño.

Al lugar se movilizaron patrullas de la Policía Local y Policía Nacional y ambulancias con personal sanitario de la Gerencia de Urgencias y Emergencias Sanitarias 061. Los sanitarios no pudieron más que certificar el fallecimiento de la mujer, de nacionalidad española, que había muerto en el acto. En cuanto al niño, fue estabilizado y trasladado por una Unidad Móvil de Emergencias del 061 (UME) al Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, donde ha fallecido.

Al lugar del suceso se movilizaron patrullas de la Policía Local y de la Policía Nacional que investigan lo ocurrido en el domicilio, donde la mujer vivía con su madre y abuela del pequeño.  

Según informan a 20minutos.es fuentes de la Policía Nacional de Murcia, "no se conoce ninguna denuncia previa ni tenía activado el protocolo de violencia de género".

En estos momentos, un equipo de psicólogos del servicio de Emergencias del 112 está atendiendo a la madre y abuela de los fallecidos y, "una vez esté en condiciones", tomará declaración a la señora.

A falta de la investigación de la Policía Científica en el inmueble y de recabar la información de la familia, se baraja la hipótesis de que se trate de un suicidio ampliado. Según la Clínica Universidad de Navarra, un suicidio ampliado se comete "cuando la persona ha decidido llevar a cabo la conducta autoagresiva y previamente acaba con la vida de otras personas de su entorno, generalmente el cónyuge y/o los hijos. Es muy característico de los cuadros depresivos". 

Una trabajadora de un bar situado en uno de los bajos del edificio ha comentado a 20minutos.es que cuando ha llegado a las 7.30 horas de la mañana a abrir el establecimiento "ya se estaban llevando el cadáver de la mujer", a la que reconoce que conocía "de vista", al igual que a su madre y abuela del pequeño, que es "una señora de unos 60 años que suele pasear al perro por el barrio".

Servicios Sociales no tenía ningún expediente abierto

Los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Murcia no tenía constancia de ningún expediente abierto a nombre de la mujer, según han confirmado fuentes del Consistorio. Tampoco consta que hubiera estado en contacto con los Equipos Municipales de Atención a Víctimas de Violencia Machista (EMAVI).

La propietaria del bar situado bajo el bloque de viviendas ha subrayado que conoce a la madre de la fallecida y, aunque tenía "menos" trato con la víctima, no tenía constancia de ningún problema. "Yo me cruzaba con ella cuando yo llevaba al hijo al colegio y ella llevaba al suyo a otra escuela; todo parecía normal y perfecto; estaba loca con su hijo, como yo con el mío, nos saludábamos todos los días", ha señalado la propietaria del bar, que se ha enterado de la noticia nada más llegar al establecimiento, cuando ha encontrado a los servicios de limpieza y a la Policía. "Mi madre, que estaba abriendo el bar me lo ha dicho, y algún vecino también me lo ha comentado", según esta mujer, quien ha señalado que se trataba de una familia "normal" y "buena".

Una vecina de la fallecida ha señalado que la conocía de vista, porque se veían en el portal, pero desconoce si tenía algún problema. "Vivía con su madre y me parece que se separó hace poco, nos saludábamos pero nada más", ha aseverado.

Otra de las vecinas, que vive en la séptima planta, ha destacado que la mujer vivía con su madre y con su hijo, pero no tenía constancia de si estaba separada. "Yo hablaba con ella y le decía que el crío estaba monísimo, todo normal, la verdad", según esta vecina quien ha reconocido estar "impresionada" porque "aparentemente no tenía ningún problema" y la familia era "muy normal". "No podía imaginar esto, yo la veía una chica muy normal y en ningún momento podía sospechar nada de nada", ha destacado esta vecina, quien ha señalado que la madre de la fallecida vivía en la vivienda "desde siempre". La última vez que vio a la víctima fue en el ascensor, "hablando cosas normales, porque el crío es muy bonico", ha manifestado.

Otro de los vecinos del bloque, al ser interrogado en el portal, ha señalado que habían echado a la víctima de trabajo, pero otra de las vecinas del bloque de enfrente ha señalado que no tiene constancia de que trabajara en Murcia "en ningún sitio", ya que solo la veía por la calle con el niño. "Ella se separó hace tiempo porque se vino con el niño sola desde Jaén, y el padre del niño sí que ha estado viniendo porque yo lo veía en la puerta del colegio algunas veces con ella, pero no vivían juntos tampoco, ya que él estaba hospedado en otro sitio y ella vivía aquí con su madre", ha manifestado. "No sé si él se fue a su tierra y ella se quedó aquí, yo sé que siempre la veía a ella llevando al niño al cole y, muy de vez en cuando, veía al chico", ha destacado esta vecina, quien recuerda que la mujer se vino a vivir hace años desde Jaén.

"Al venir, el niño tendría un año y lo escolarizó, por lo que hace bastante tiempo", ha subrayado. "Era una cría muy cariñosa, yo siempre la saludaba y me sonreía con una sonrisa un poco triste, pero era muy atenta", ha añadido. "Siempre iba con su hijo al colegio y se entretenía luego un poco por allí con él, por los columpios y con los patos, era muy atenta y cariñosa, al igual que la abuela, muy amante de los animales y proclive a hacer el bien a la gente, ayudando a todo el mundo". Otro de los vecinos, que volvía de pasear al perro, ha destacado que la mujer bajaba todos los días con el crío. "El niño era feliz y todo iba bien, siempre me acariciaba el perro", ha señalado.

Consulta aquí más noticias de Murcia.