En una nota, el colectivo ha señalado, sobre los suelos que pasan a ser urbanos, que su posición es "defender una revisión de la figura de las entidades urbanísticas de conservación, que les obliga a hacerse cargo del mantenimiento de su urbanización durante 25 años". Además, el Ayuntamiento "debe asumir su responsabilidad al respecto, aunque en un principio pueda haber un tiempo sensato de obligaciones compartidas".

Igualmente, con respecto a los suelos urbanizables, el CMC ha solicitado "que se apruebe como ordenanza las actuales recomendaciones de urbanización para adecuar los costes" y "favorecer un proceso más ágil mediante una oficina específica del territorio".

En cuanto a los terrenos no urbanizables, "hay que incorporar los calificados como asentamientos al PGOU como suelo urbanizable sectorizado o no; sobre los calificados como edificaciones aisladas hay que dotarles de servicios mediante sistemas de fuera de ordenación o asimilado", ha señalado el colectivo, que ha agregado que, "para ello, se requiere revisar la calificación injustificada de suelo como 'de especial protección'".

Según ha asegurado el Consejo del Movimiento Ciudadano, "en la vega se ha perdido el valor de ese suelo", mientras que en lugares de sierra "la mejor contribución al entorno es permitir unos servicios básicos ordenados, y dicha calificación lo impide".

Por otro lado, en lo referido a terrenos afectados por normativas sectoriales "hay que negociar soluciones", ha dicho el colectivo que ha detallado que en la zona del entorno de Medina Azahara "hay que defender la convivencia con el yacimiento, tal y como ha pedido la Unesco", mientras que en el entorno del río y arroyos "hay que promover la desaparición de las viviendas que estén en cauces, pero habrá que determinar las medidas que deben adoptar los que estén en zonas teóricamente inundables a 100 o 500 años".

Asimismo, en el entorno del Aeropuerto "habrá que buscar la cohabitación con el nuevo uso que se busca del mismo", mientras que en la zona de protección del medio físico se tendrá que "incentivar la eliminación de las viviendas que puedan estar dentro de lugares protegidos por su valor intrínseco, pero promover un sistema de dotación de servicios equilibrado e integrado".

Por último, el CMC ha recalcado que las parcelaciones "son ya parte de nuestra periferia y, por ello, comparten con nuestras barriadas del extrarradio la necesidad de sistemas de movilidad, equipamientos de diversa índole y seguridad", en definitiva, "aquello que les hace parte del vecindario".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.