Los jubilados de UGT asientan su petición en un progresivo envejecimiento de la población cántabra, donde en la actualidad una cuarta parte de sus habitantes tiene más de 65 años (149.000 de 581.000 habitantes), franja de edad del 75% de todas las personas dependientes de la región, en concreto 11.512 de las 15.339 personas con una prestación por dependencia según el ICASS (Instituto Cántabro de Servicios Sociales).

El sindicato aclara que un 80% de esas personas mayores dependientes de Cantabria no son atendidas en centros especializados o en geriátricos, sino que siguen viviendo en sus propios domicilios y acudiendo directamente a los servicios sanitarios públicos.

Según precisa la petición de los jubilados de UGT, "la atención a las personas mayores es sin duda la que más problemas genera a los servicios médicos de atención primaria, por lo que es necesario transformar la asistencia tradicional en una especializada en medicina, enfermería y asistencia social".

Los jubilados y pensionistas de UGT aclaran que los estudios médicos realizados hasta ahora sobre la actuación integral y específica a personas mayores en la atención sanitaria primaria confirman que "se disminuye la mortalidad y el número de reingresos hospitalarios, se mejora el estado funcional y emocional de la persona al ubicarla en su entorno, se mejora la precisión diagnóstica porque el equipo médico conoce mejor al paciente y se garantiza un uso más adecuado de los recursos sanitarios".

El sindicato recuerda que su propuesta al Parlamento de Cantabria se basa en criterios de actuación ya establecidos en el Programa de Atención a las Personas Mayores del INSALUD.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.