Y es que entre 2019 y 2021 finalizan las concesiones de la AP-2 y AP-7, que cruzan las comarcas de Tarragona, y la confederación empresarial ha cifrado en 13,5 millones de euros el gasto anual que supone el mantenimiento de ambas autopistas a su paso por la provincia tarraconense, ha informado en un comunicado este martes.

"Si perjudicamos la calidad del servicio, puede revertir en el conjunto de empresas de la provincia debido a la importancia del transporte por carretera para las empresas", ha destacado el jefe de Gabinete de Estudios de Cepta, Juan Gallardo, que ha añadido que el sector del transporte ya hace suficientes esfuerzos para mantener la competitividad con medidas como los impuestos asociados a los carburantes.

Por ello, Cepta insiste en que Fomento asuma el coste de mantenimiento de las autopistas recuperando su concesión y que, "si hay peligro real de perder los actuales estándares de competitividad de las autopistas", se opte por el sistema planteado por la Generalitat en Catalunya, la viñeta, y que está negociando con el Estado.

Se trata de una tarifa plana -puede ser diaria, semanal, mensual, o anual- que distinguirá entre tipo de vehículos, su grado de contaminación y entre tráfico ocasional o diario, defendiendo que quien contamina y usa paga, en línea con las directivas europeas.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.