Hablamos de las oposiciones promovidas por la Diputación de Sevilla para cubrir en turno libre 61 plazas de bombero vacantes en su plantilla, cuya primera prueba se celebró el pasado 3 de marzo con un examen tipo test.

Al respecto, y en un decreto de la Fiscalía recogido por Europa Press, el Ministerio Público rememora que en dicha prueba 834 aspirantes firmaron su examen, superando 212 de ellos la nota de corte, toda vez que tras alertar el presidente y el secretario del tribunal de la oposición de posibles "anomalías" en los resultados, la Diputación decidió anular la prueba y elevar el asunto a la Fiscalía. Los aspectos detectados, más al detalle, consistían en "un número excesivo de preguntas acertadas para la media de estos casos por parte de un grupo de opositores", que por cierto serían precisamente funcionarios interinos que hasta ahora habrían ocupado las plazas sometidas a concurso en esta oposición.

En concreto, entre las 65 primeras calificaciones de la prueba figuraban "opositores que habían desempeñado o desempeñaban trabajo de bombero como funcionarios interinos; aspirantes incluidos en la bolsa de trabajo de la Diputación y dos hijos de un funcionario del área del Servicio de Bomberos", señalando la empresa especializada DARA en un informe la "alarmante coincidencia" en las respuestas de estos 65 opositores a un grupo concreto de preguntas de la prueba.

Al respecto, la Fiscalía detalla en su decreto que las diligencias practicadas reflejan que "ni el presidente, ni el secretario ni los vocales del tribunal (entre ellos miembros del cuerpo de bomberos) percibieron que alguno de ellos fotografiara las preguntas, se llevase papeles o grabara lo hablado en la reunión" en la que fue confeccionado el test de aquella prueba inicial. Igualmente, señala que el propio secretario se cercioró de que no había "copias ni papeles rotos" fruto de aquella reunión.

Las pesquisas ponen de relieve además, según la Fiscalía, que "no existe relación entre las preguntas comunmente acertadas por los aspirantes" considerados como "sospechosos" y "la identidad del autor de las mismas". "Es decir, se da un número elevado de aciertos en preguntas elaboradas por los denunciantes (miembros del tribunal) e incluso preguntas contestadas de forma incorrecta y que habían sido confeccionadas por vocales del tribunal pertenecientes al cuerpo de bomberos".

EQUIVOCADO "ESTUDIO DE RIESGOS"

Además, indica la Fiscalía que el "estudio de riesgos" encargado a la compañía DARA sobre la prueba se centró en los exámenes de los 65 aspirantes considerados como "sospechosos", cuando se le debió solicitar un análisis de los exámenes de todos los opositores, "pues era la única forma de lograr un informe pericial objetivo, general e imparcial".

Finalmente, la Fiscalía señala que los vocales del tribunal de la oposición pertenecientes al cuerpo de bomberos "han prestado declaraciones coherentes y reconocen su relación laboral con muchos de los funcionarios interinos que se presentaron al ejercicio y los califican de personas muy preparadas, que incluso han colaborado en la elaboración de libros sobre su trabajo y hasta algunos de ellos han superado la misma oposición en otras ciudades".

Por eso, la Fiscalía no ve acreditado "que hubiera mediado filtración total o parcial" de las preguntas del examen, toda vez que "aún aceptando a efectos puramente polémicos que hubiese existido esa filtración, la identidad de su autor o autores sería imposible de concretar", lo que determina el archivo de las diligencias de investigación.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.