El extesorero del Linares durante su declaración
El extesorero del Linares durante su declaración EUROPA PRESS

El Ministerio Fiscal acusa al extesorero de un delito societario por supuestamente haber alterado y manipulado las cuentas del club para apropiarse de 37.747 euros. "Nunca se me pasó por la cabeza quedarme con dinero del club", ha dicho el acusado y ha añadido que el Linares "era una de las cosas que más he amado en la vida" por lo que "yo lo daba todo por el club".

A preguntas de las partes ha indicado que el carece de formación contable y que sus estudios se limitan al graduado escolar. "Yo no soy contable, yo hacía la contabilidad que a mí me enseñaron a hacer", ha señalado a preguntas del Ministerio Fiscal.

A su modo de entender, el que él esté como acusado se debe a que la junta directiva del momento le ha querido responsabilizar de prácticas que estaban instauradas en el club hasta el punto, según su versión, de que todos tenían acceso a la caja porque además de su llave había otra para cuando se necesitara.

El escrito de acusación de Fiscalía al que ha accedido Europa Press sostiene que el acusado ejerció las funciones de tesorero de la entidad deportiva desde el 5 de junio de 2011 hasta el 16 de noviembre de 2015. Durante este tiempo fue la persona responsable de recaudar los pagos previamente autorizados por el presidente, así como de firmar junto con el presidente los talones, labores que hasta la temporada 2015/2016 venía cumpliendo "de forma meticulosa".

Entre los meses de mayo a octubre de 2015, "con ánimo de obtener un beneficio económico injusto, procedió a alterar y manipular las cuentas de las mencionada entidad observándose un desfase contable que ascendía a la cantidad de 37.747,67 euros".

Se le acusa en concreto de haber manipulado las cifras relativas a la campaña de abonos de la temporada 2015/2016 para apropiarse de 15.474,34 euros. En este punto, ha indicado que él no era el único que hacía los abonos sino que cualquiera de la junta directiva estaba facultado para hacerlo, al tiempo que su abogado defensor ha dejado abierta la puerta a que se emitieran abonos que fueron regalados y no cobrados. Además, ha apuntado que esa temporada el programa para gestionar los abonos "estaba en pruebas y dio problemas".

También se le acusado de haber alterado las cifras de un viaje a Castellón con fecha 31 de mayo de 2015 para presuntamente apropiarse de 9.900 euros procedentes del dinero aportado por la afición para acudir a dicho viaje y ver a su equipo de fútbol en directo, aspectos que ha rechazado de plano, al tiempo que se ha defendido que el dinero "igual que entraba en caja, lo utilizaba para pagar facturas y proveedores".

Asimismo, en lo que respecta a las partidas de gratificaciones, pagos de salarios a jugadores y cuerpo técnico "se produce igualmente otro desfase contable en la cantidad de 7.233,33 euros, ya que el acusado había incluido apuntes duplicados referentes a los mismos conceptos tales como farmacia, bocadillos o publicidad", algo que ha dicho desconocer ya que se limitaba a registrar las facturas que le iban dejando en una bandeja.

A consecuencia de estas supuestas manipulaciones en la contabilidad, el Ministerio Fiscal cifra en 37.747,67 el perjuicio económico al club, cantidad que reclama el Linares Deportivo.

El Ministerio Fiscal considera que los hechos son constitutivos de un delito societario por el que pide que se le imponga una pena de dos años y seis meses de cárcel, además del pago de una multa de 3.000 euros. También se le reclama desde Fiscalía que indemnice al club en 37.747,67 euros.

También está personado en este procedimiento el club que ha sentado también en el banquillo a la mujer del extesorero sobre la que el Ministerio Fiscal no ha ejercido acusación.

Consulta aquí más noticias de Jaén.