Conseller de Economía
El vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonès, en la reunión con Hacienda. Rodrigo Jimenez / EFE

El Ministerio de Hacienda y la Generalitat de Cataluña han alcanzado este martes un principio de acuerdo por el que el Ejecutivo central se compromete a saldar 1.459 millones de los 7.600 millones de euros pendientes con Cataluña en cuatro años.

Así lo ha anunciado el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, en rueda de prensa en la Delegación de la Generalitat en Madrid al término de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales, donde se ha vuelto a constatar la discrepancia del Govern con el Ejecutivo central en todo lo que respecta al derecho de autodeterminación.

Aragonès ha explicado que de la deuda que se ha acordado saldar unos 700 millones corresponden al acumulado con los Mossos d'Esquadra y se transferirán en el ejercicio 2019-2022 (de ellos 150 se incluirán en los Presupuestos Generales del Estado de 2019) y otros 750 millones de la disposición adicional del Estatut, pendiente desde 2008.

Asimismo, se ha acordado refinanciar un endeudamiento estructural de 2.773 millones de euros.

Aragonès ha subrayado en rueda de prensa posterior que estos acuerdos no eliminan al reclamación de cuestiones de "fondo" de la Generalitat, como la celebración de un referéndum de independencia. "Son dos vías que avanzan en paralelo pero una no sustituye a al otra", ha dicho. 

Apoyo a los Presupuestos

Por su parte, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha desvinculado totalmente el acuerdo del supuesto apoyo de los partidos independentistas a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019.

En rueda de prensa en sede ministerial al término de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales Estado-Generalitat y a la pregunta de si tras este acuerdo es más fácil el respaldo catalán Montero ha señalado que "no tiene criterio" para conocer la posición de los partidos sobre este apoyo presupuestario.

"Hay que hablar con el PNV, con ERC, con PDeCAT y con todos los partidos que han apoyado la moción de censura, y también con los que se han excluido como Ciudadanos", ha añadido.

También se ha referido a los 2.773 millones de reestructuración de deuda catalana, que pasa de corto a largo plazo, y ha subrayado que no se trata de condonación.

"Es una reestructuración que se aprobará en Consejo de Ministros en cuanto esté el expediente" y a la que, ha dicho, confía que se sumen otras comunidades autónomas.