Phillip Sharp, 25-9-18
Phillip Sharp, 25-9-18 EUROPA PRESS

El genetista y biólogo molecular estadounidense ha insistido en el "beneficio" del suministro de vacunas no solo para la persona que lo recibe sino también para la sociedad en general, pues su dispensación ayuda a que "no se transmita".

Tanto él como el profesor y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad de Texas, Mariano A. García Blanco, han coincidido durante una rueda de prensa en la ciudad de Salamanca en que defender el movimiento antivacunas es "un insulto para la ciencia".

Por ello, antes de participar en el Congreso internacional de facultades de farmacia 'IPAP 18', que se celebra en la Universidad de Salamanca hasta el 28 de septiembre, Phillip A. Sharp y Mariano A. García Blanco han insistido en que el futuro pasa por continuar y mejorar la vacunación.

En este mismo sentido, García Blanco ha animado a calibrar el riesgo y el beneficio que supone vacunar. Por ejemplo, ha indicado que una persona de cada cuatro millones que reciben la dosis contra la fiebre amarilla puede sufrir una reacción "muy mala", pero el porcentaje de mortalidad por este mismo mal es del 30 por ciento en el caso de contagiarse y no estar vacunado.

Así lo han indicado antes de participar en el congreso 'IPAP 18', una cita en Salamanca con unos 600 inscritos, procedentes de una veintena de países y de más de un centenar de facultades, según los datos aportados por el decano de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Salamanca (USAL) y presidente del comité organizador del congreso, Antonio Muro.

PHILLIP SHARP

Phillip Sharp es un genetista y biólogo molecular estadounidense que co-descubrió el empalme de ARN. Compartió el Premio Nobel de 1993 en Fisiología y Medicina con Richard Roberts por descubrir que los genes en eucariotas no son cadenas contiguas, sino que contienen intrones, y que el empalme del ARN mensajero para eliminar esos intrones puede ocurrir de diferentes maneras, y producir diferentes proteínas de la misma secuencia de ADN.

En su visita en Salamanca, donde ha protagonizado la sesión inaugural, también ha respondido a los medios de comunicación sobre otros asuntos como la importancia de conocer el genoma de cada individuo a la hora de predecir enfermedades o de afrontar casos en estados incipientes.

Asimismo, también ha puesto de relieve la importancia de los hábitos y del ambiente a la hora de evitar o de hacer frente a distintos males. Por ejemplo, si bien el 60 por ciento de la esquizofrenia viene marcada por los genes, en el caso del cáncer de pulmón tiene más importancia el hecho de no ser fumador.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.