La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en Olivenza
La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en Olivenza PSOE DE EXTREMADURA

"No podemos hacer en materia migratoria, eso de lo que nos acusa el señor Casado, que queremos abrir las fronteras y papeles para todos", tras lo que ha señalado que "ojalá fuésemos un país multirrico y no tuviésemos ningún problema de desempleo ni de nada", ha destacado la ministra de Trabajo.

Por este motivo, "tenemos que tener una política de fronteras", ha destacado Valerio, quien ha añadido que aunque entienden que "hay personas que están en situación de desesperación", tampoco pueden "permitir que se asalte nuestra frontera y se cause año a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado", algo que ha considerado "intolerable".

En ese sentido, Valerio ha destacado que a España llegan "contingentes de trabajadores" a diversas zonas a trabajar, tras lo que ha abogado por que lo hagan "de una manera ordenada" y tengan "plenitud de derechos y de deberes".

Según ha destacado la ministra, el fenómeno de las migraciones "es tan viejo como la historia de la humanidad", pero en los últimos años se ha ido incrementando, ya que en 2016 entraron "por el sur de España 10.000 personas en patera", en 2017 entraron 24.000, más del doble", y en lo que va de este año 2018 son más de 30.000.

Un incremento que Magdalena Valerio ha achacado a que "se estaban cerrando otras rutas de llegada a Europa, y se estaba intensificando el que se llegase por el sur de España", tras lo que ha lamentado que el anterior Gobierno del PP hizo ante este asunto "la política del avestruz" y "no asumir sus responsabilidades, y ni siquiera convocar a las comunidades autónomas".

"Estos son los buenos gestores", ha ironizado la ministra de Trabajo refiriéndose al PP, respecto del que ha señalado que "miran para otro lado".

Ante esta situación, Valerio ha explicado que "no se necesita tener mayoría parlamentaria para aprobar un plan de emergencia" que el Gobierno aprobó este verano, dotado con 30 millones de euros que han "sacado de otras partidas presupuestarias del ministerio", ya que no daban "abasto para la atención humanitaria, dado el número de personas que estaban entrando, fundamentalmente en las playas de Andalucía".

Por este motivo, se ha pasado de las más de 2.000 plazas que tenían conveniadas con Cruz Roja para esta atención humanitaria, ahora hay más de 3.000, "y de aquí a final de año vamos a tener puestas en marcha 5.000", por lo que se va a duplicar el número de plazas durante este año, ha destacado.

En este punto, la ministra ha querido agradecer tanto a la Junta de la Extremadura como al Ayuntamiento de Mérida la puesta en marcha del Centro de Acogida Temporal de Migrantes de la capital extremeña, que fue el segundo de los que se están abriendo por todo el territorio nacional, y el que "no se necesita tener mayoría parlamentaria", sino "voluntad política".

EVITAR EL EFECTO HUIDA

Ante esta situación, Magdalena Valerio ha aseverado que si se quiere "evitar el efecto huida" de sus países de origen por "el hambre, la enfermedad, las guerras o las persecuciones", será necesario que la Unión Europea "de manera coordinada y unida" invierta en esos países a través de ayuda o cooperación al desarrollo "para que no tengan que salir huyendo".

Un asunto en el que la ministra ha abogado por "mucha Unión Europea", para que pueda existir una "coalición" entre los países "para dar una salida coordinada y conjunta", ya que "un solo país no puede", y ha confiando en que "las políticas migratorias se puedan coordinar desde la Unión Europea".

Magdalena Valerio se ha pronunciado de esta forma durante su participación este sábado en la localidad pacense de Olivenza en la Conferencia Municipal 'El Buen Gobierno Local: participación y transparencia. Aplicación y desarrollo de políticas socialdemócratas en los municipios', que celebra el PSOE provincial de Badajoz.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.