Centro penitenciario
Pasillo con la entrada a varias celdas de un centro penitenciario. EUROPA PRESS

Quince centros penitenciarios de Murcia, Valencia, Comunidad de Madrid, Asturias y Galicia van a implantar a partir de octubre una metodología innovadora que mejora las competencias para el empleo (personales, sociales y profesionales) de sus internos. El resultado incrementa las oportunidades del recluso de acceder a un puesto de trabajo una vez concluida su condena.

Itinerarios de Inserción Sociolaboral en Centros Penitenciarios consiste en preparar a los profesionales del ámbito penitenciario en nuevas herramientas de inserción sociolaboral que aplicar en su trabajo con los presos, como son el enfoque por competencias o el coaching. La Entidad Estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo (TPFE), del Ministerio del Interior, Acción contra el Hambre y Obra Social ”la Caixa” llevan a cabo este proyecto, que cofinancia el Fondo Social Europeo.

Según los resultados de una experiencia piloto desarrollada en el Centro Penitenciario de Madrid III-Valdemoro y en el Centro de Inserción Social Josefina Aldecoa de Navalcarnero, el programa logra reducir de 90 a 52 días el tiempo que los internos tardan en incorporarse al mercado laboral y se mejora la calidad de las inserciones, que pasan a ser en su mayoría a jornada completa.

El proyecto, dividido en dos fases, ya se ha implantado con éxito en 18 centros de Andalucía, alcanzando a 525 internos y 211 profesionales. En la segunda fase se lleva a nueve centros penitenciarios (Teixeiro, Asturias, Valencia, Murcia y Murcia II, Madrid I, Madrid II, Madrid IV y Madrid VI) y seis Centros de Inserción Social (“Carmela Arias y Diaz de Rábago” de A Coruña, “El Urriellu” de Asturias, “Torres Espioca” de Valencia, “Guillermo Miranda” de Murcia, “Melchor Rodríguez” de Alcalá de Henares y “Victoria Kent” de Madrid).  

En cada centro, un equipo multidisciplinar compuesto por entre 10 y 15 profesionales recibirá asistencia técnica durante nueve meses para implantar este nuevo modelo de intervención en su establecimiento. En este equipo pueden encontrarse perfiles profesionales como subdirectores de Tratamiento, juristas, psicólogos, gestores de formación, trabajadores sociales y educadores, entre otros.

Tras una primera fase de formación, los técnicos diseñarán un itinerario personalizado de inserción sociolaboral. Se trata de un itinerario que empieza mientras la persona se encuentra en régimen ordinario y continúa cuando pasa a régimen de semilibertad o libertad condicional y que contará con un acompañamiento constante por parte de los técnicos.

Los itinerarios incluyen un plan de desarrollo personal, un perfil de empleabilidad, una evaluación de las competencias profesionales, un plan de desarrollo profesional, talleres competenciales y otros como orientación en el medio (que ofrecerá mayor apoyo para gestionar los recursos del entorno) o recuperación de la familia (destinado a aquellos internos que necesiten recuperar el vínculo familiar).