María José Sánchez Rubio
María José Sánchez Rubio FUNDACIÓN AGEING LAB

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha indicado en una nota, que el nuevo mapa se ha elaborado a partir de la nueva ley de Servicios Sociales por lo que, tanto uno como otra "son dos instrumentos que van a ser fundamentales para la planificación estratégica de las políticas que afectan a las personas mayores, tanto las relacionadas con el envejecimiento activo como las de la atención a las personas que están en situación de dependencia".

Ha añadido que el nuevo mapa proporciona la imagen de cómo están distribuidos los recursos geográficamente y cuál es el índice de cobertura respecto de la población, lo que "va a ayudarnos a determinar dónde priorizar nuestras actuaciones".

Por su parte, el catálogo va a definir cada uno de los servicios y prestaciones, las condiciones de acceso y su disponibilidad. "Va a mantenerse actualizado de manera permanente, adaptándose a las necesidades cambiantes de la población, lo que sin duda va a ser muy beneficioso para nuestra ciudadanía", ha dicho Sánchez Rubio.

En lo que respecta a la nueva ley, "pionera en el reconocimiento de derechos y el blindaje de determinadas prestaciones", la consejera ha indicado que "consolida los avances conseguidos en materia de servicios sociales en Andalucía, estableciendo los principios rectores de la política social y económica que orientan las actuaciones de la Administración". Por eso, "como no podía ser de otra manera, tiene muy presentes a las personas mayores y a las que están en situación de dependencia".

De esta forma, la ley recoge los derechos de los usuarios de centros residenciales y centros de día, recordando que la atención que reciben estas personas debe estar supeditada a que son sujetos de derecho y que "vamos a velar por que esos derechos sean siempre respetados".

Otro aspecto destacado por la consejera es que esta ley pone "un énfasis especial" en la participación activa de la ciudadanía, dedicando un capítulo entero a este asunto e incluyéndola en el asunto de los servicios sociales. "De alguna manera esta idea materializa el concepto de participación como uno de los pilares del envejecimiento activo, que ya se formulaba en el Libro Blanco del Envejecimiento Activo Andaluz y que va a seguir estando presente en nuestras políticas", ha señalado Sánchez Rubio.

En esta línea ha defendido la necesidad de "facilitar la participación de las personas mayores y esta ley la garantiza, ofreciendo nuevos cauces como el Consejo de Servicios Sociales a nivel autonómico, pero también explicitando la obligación de garantizar la participación en todos los centros y servicios".

En el ámbito específico de las personas mayores la nueva ley introduce dos novedades muy concretas como son el reconocimiento de la atención a personas mayores víctimas de violencia intrafamiliar como prestación garantizada, es decir, con "carácter de derecho subjetivo, exigible y de provisión obligatoria"; y en segundo lugar, la adecuación de la denominación y clasificación de los recursos para la atención a las personas mayores.

Además, ha subrayado que "las políticas de prevención de la dependencia y de promoción de la autonomía personal son una prioridad" para el Gobierno andaluz. Ha indicado que Andalucía cuenta con "numerosas prestaciones y servicios" dirigidos a que las personas mayores puedan permanecer el mayor tiempo posible en su entorno, realizando su vida de forma independiente. Entre estos servicios ha destacado el apoyo continuado y personalizado de la teleasistencia.

En lo que respecta a la teleasistencia, ha manifestado que desde la Junta de Andalucía "vamos a seguir potenciando este servicio y prueba de ello es el desarrollo que está experimentando la Teleasistencia Avanzada, un servicio considerado como la prestación principal para las personas con dependencia moderada". Actualmente, hay más de 217.000 personas usuarias de este servicio en Andalucía.

También, según la consejera, desde el Gobierno andaluz se apuesta por promover la mejora de la calidad de vida, manteniéndoles activos tanto física como intelectualmente a través de los talleres de promoción de la autonomía que tienen como fin retrasar el mayor tiempo posible el avance de las situaciones de dependencia.

Otro instrumento que la consejera ha considerado "fundamental" para las personas mayores es la Tarjeta Andalucía Junta sesentaycinco, que "se ha consolidado como el instrumento por excelencia de envejecimiento activo en Andalucía". De hecho, "siete de cada diez personas de más de 65 años de esta comunidad autónoma disponen de ella".

El hecho de que Andalucía haya sido reconocida por la Unión Europa como lugar de referencia en el ámbito del envejecimiento activo y saludable, evidencia, según la consejera, que lo que "Europa valora de nuestras políticas es la constante búsqueda de soluciones innovadoras, fruto de un compromiso firme de la Junta de Andalucía por conseguir el bienestar de las personas mayores, y partiendo siempre de una visión positiva del envejecimiento, con el empoderamiento y la participación ciudadana como guía de nuestras actuaciones".

La consejera de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, María José Sánchez Rubio, ha sido nombrada presidenta de Honor del II Congreso Intersectorial de Envejecimiento y Dependencia, organizado por la Fundación Ageing Lab, lo que supone para ella "un priveligio".

Para Sánchez Rubio, esta segunda edición del congreso "va a cumplir las mejores expectativas de participación, va a ser un momento de encuentro que invite a compartir reflexiones, iniciativas y propuestas" con el único objetivo de "afrontar los retos que nos plantean el envejecimiento y la dependencia, y va a señalar las líneas por donde van a ir encaminadas las actuaciones del futuro, por lo que tenemos que estar atentos y tomar nota desde la Administración".

Consulta aquí más noticias de Jaén.