La Policía Local de Huesca ha recomendado utilizar itinerarios alternativos, si bien se podrá circular por los carriles laterales, donde se prohibirá el estacionamiento en el lado izquierdo, según el sentido de la marcha.

El tráfico en la rotonda entre el paseo Ramón y Cajal y la avenida Danzantes no sufrirá ningún tipo de alteración y los vehículos que circulen por el lateral derecho del paseo, en sentido Barbastro, deberán realizar el giro obligatorio hacia la derecha.

La responsable del Área de Urbanismo del Consistorio oscense, María Rodrigo, ha confrimado que las obras comenzarán por el carril central y han indicado que el consistorio está coordinado con la empresa responsable de las obras, la Policía Local y los Bomberos para tratar de minimizar las afecciones.

TRANSPORTE PÚBLICO

Esta actuación también incidirá en el autobús urbano de forma que los vehículos las líneas C1 y C3 que circulen por la Ronda Montearagón hacia Ramón y Cajal desviarán su trayectoria por la Ronda Misericordia y el paseo Lucas Mallada para acceder al barrio del Perpetuo Socorro. Por ello, la parada de Santo Domingo será desplazada a la plaza de toros mientras duran las obras.

Respecto a la línea 2, los autobuses procedentes de la Travesía Ballesteros no se desviarán hacia José María Lacasa y seguirán su trayectoria por la avenida de los Danzantes para acceder al barrio del Perpetuo Socorro. En sentido contrario, utilizarán como alternativa el paseo Lucas Mallada. Por este motivo, la parada de la calle José María Lacasa queda inhabilitada.

Por otra parte, debido a las obras, desde el sábado 22 de septiembre algunos puestos del mercado de venta ambulante se ubicarán, además de en el paseo Ramón y Cajal en la zona no afectada por las obras, en Santo Domingo y el tramo más próximo del Coso Bajo.

OBRAS

Los trabajos de esta pirmera fase cuentan con una inversión de algo más de un 1,9 millones de euros y un plazo de ejecución de siete meses. Los trabajos consistirán en la sustitución de las redes de agua, alcantarillado y alumbrado en deficiente estado de conservación.

Además, se añadirán las canalizaciones para telecomunicaciones y la adaptación del diseño a los nuevos criterios de movilidad. También se reducirá el espacio viario, es decir, los carriles de tráfico rodado, incoporando el carril bici y ampliando los espacios para el peatón.

En el cruce con José María Lacasa, hay prevista la construcción de una rotonda para ordenar y facilitar la circulación. Además, el espacio contará con el mobiliario y la pavimentación acorde a las últimas intervenciones urbanísticas.

Consulta aquí más noticias de Huesca.