El procurador socialista José Francisco Martín le ha vuelto a pedir la dimisión del consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, al que ha acusado de "comprarse publicidad personal con el dinero de todos los castellanoleoneses".

En una pregunta durante la sesión de control al Gobierno del Pleno de las Cortes de este martes, Martín ha asegurado al consejero que cuando abandone la política, lo hará "marcado por la operación enredadera" -en alusión a la conversación grabada por la UDEF con el empresario José Luis Ulibarri, en prisión preventiva por este caso-, circunstancia por la que le ha comparado con el exvicepresidente de la Junta Jesús Merino, condenado por su participación en la trama Gürtel, si bien ha advertido al consejero de que a él "lo han pillado de manera más 'in fraganti'".

En este sentido, ha opinado que "como no podía negar" su implicación, Suárez-Quiñones "ha intentado dar explicaciones", pero "cada vez que lo intenta se enreda hasta perder la mínima dignidad política" y ha calificado de "irregular y políticamente corrupta" su negociación con Ulibarri para que su empresa ejecutara la obra de una carretera en la provincia de León después de que la adjudicataria entrara en concurso de acreedores.

En opinión de José Francisco Martín, el consejero debía haber hablado con las otras 99 empresas que participaron en el concurso antes que con la de Ulibarri, algo que el propio Suárez-Quiñones ha rechazado al haberse vencido ya el plazo legal que obliga a ello y ha insistido en la legalidad de su conducta para conseguir la realización de la obra en el menor plazo posible, frente a la opción de establecer un nuevo concurso que hubiera demorado la misma "otros tres años".

Tras repasar algunas cifras sobre las adjudicaciones de la Junta de Castilla y León a las empresas de Ulibarri, ha enfatizado los once millones de euros que, según sus cifras, reciben anualmente los medios de comunicación de este empresario "en contratos de publicidad institucional".

Por ello, Martín lo ha acusado de querer "comprarse su publicidad personal con dinero de todos los castellanoleoneses", ante lo que ha sentenciado que "ahora ya es demasiado tarde para salir con dignidad", si bien le ha aclarado al consejero que "aún puede evitar hacer más el ridículo", por lo que ha insistido en su petición de dimisión.

Por su parte, Suárez-Quiñones ha reiterado su confianza en "salir tan limpio de la política" como cuando entró y ha reprochado a los socialistas que se muevan "con sal gruesa, con enfangamiento y con oscuridad", al hilo de lo cual ha considerado que "cuando no hay base", los socialistas "tienen que elaborar un discurso confuso". "Ustedes se han estrellado con los datos y con la realidad", ha concluido el consejero, que ha subrayado que "no han encontrado ninguna adjudicación directa de esta Consejería a este empresario".

"COPARTÍCIPE DEL ESCÁNDALO"

En otra pregunta parlamentaria, la también procuradora socialista Mercedes Martín ha cargado contra el vicepresidenta de la Junta y consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, al que ha tachado de ser "copartícipe del escándalo", un "maestro en la ocultación" y un "repartidor de mordazas" por la política de publicidad institucional del Ejecutivo autonómico.

Tras referirse a la "pintoresca actividad telefónica" de algunos cargos del PP con José Luis Ulibarri, se ha preguntado "si llaman a todos o sólo a sus amigos", aunque "a tenor del enfado de algunos empresarios", ha deducido que no y ha tildado de "incalificable" este proceder.

"Eso todo el mundo lo llama corruptela, usted lo debe de llamar transparencia", le ha reprochado la procurado a De Santiago-Juárez, quien "gestiona los contratos publicitarios, recibe a los directores de los medios" y "tiene ahí mucha mano".

Sin embargo, el vicepresidente ha retado a los socialistas a que soliciten su comparecencia en la comisión correspondiente de las Cortes para poder dar todas las explicaciones necesarias y ha desmentido algunas de las acusaciones vertidas contra él. "Se ha dicho de todo, que yo amordazaba periodista, que usaba los medios para hacer chantaje político, que era un filibustero. Se lo pido por favor, pida mi comparecencia", ha apuntado en su respuesta, tras lo que ha defendido que él "nunca" ha "intentado presionar a un medio de comunicación".

Asimismo, ha recordado la investigación en el caso del alcalde de Villarejo de Órbido (León), Joaquín Llamas, por este mismo caso, el cual fue suspendido de militancia por su partido, el PSOE.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.