La familia Pastor ha señalado a los medios que Inversiones Mebru -sociedad de Turró- convocó la junta de accionistas para el 3 de septiembre, en la que el presidente era Fernando Lesmes, que también es administrador concursal de Inversiones Mebru, y José Alicarte como secretario, tal y como había pedido Inversiones Mebru.

Los Pastor -que han asegurado que tienen el 64 por ciento de las acciones de la empresa- han denunciado que en esa junta de accionistas, que se realizó ante notario con representantes de los socios, Turró fue elegido administrador único con votos que "no existen", ya que la ampliación de capital de 2006 aún no se ha ejecutado tras anularla el Tribunal Supremo; por lo que ese día pusieron una demanda a Lesmes, Alicarte y Turró por delito societario, falsedad documental mercantil y administración desleal.

En la misma línea, los Pastor han indicado que, el 4 de septiembre, Inversiones Mebru convocó otra junta con Turró como administrador único y, cuando intentó entrar a la sede de la empresa, los Pastor lo impidieron; por lo que las dos partes llamaron a la Policía Nacional, aunque los agentes rechazaron intervenir dado que no era competencia suya.

Los Pastor han sostenido que la ampliación de capital "no está completada", ya que la Sala de la Audiencia Provincial de Valencia ha concedido a los ejecutantes, entre los que se encuentra Inversiones Mebru, un nuevo plazo de 15 días para suscribir en el segundo tramo de la ampliación de capital de 2006.

"Si pueden suscribir es porque la ampliación no está completada", han resaltado los Pastor, quienes han asegurado que es "cuestión de tiempo" que "todas las acciones" sean suyas, ya que creen que Inversiones Mebru no suscribirá porque se encuentra en concurso de acreedores.

"TODAS LAS GARANTÍAS"

Por su parte, desde Inversiones Mebru han aseverado en un comunicado que la Junta General de Accionistas del 3 de septiembre, en la que se eligió a Turró como administrador único, se desarrolló con "todas las garantías acordadas".

En este sentido, han señalado que los "accionistas minoritarios, la familia Pastor" pretendieron "alterar, una vez más, el normal funcionamiento de la sociedad mediante la supuesta celebración de otras junta no judicialmente convocada -el 4 de septiembre-, a la que impidieron la entrada del Administrador de Urbem y del accionista Inversiones Mebru; al parecer con modificación a su antojo de documentos esenciales de la Compañía".

"Los continuos despropósitos de los accionistas minoritarios de Urbem (familia Pastor) pueden exigir el inicio de nuevas acciones legales. Hasta la fecha las imposibles pretensiones de los señores Pastor han venido siendo judicialmente rechazadas por los tribunales", han resaltado desde Mebru.

Consulta aquí más noticias de Valencia.