Calle Palafox
Acceso desde la calle Palafox a la Plaza de Olavide. JORGE PARÍS

La popular Plaza de Olavide, en el distrito de Chamberí, ha iniciado este lunes una importantes transformación de su entorno, que desde el próximo año ganará espacio para los peatones. Hasta seis calles próximas serán remodeladas. Se trata de las vías Sagunto, Murillo, Olid, Palafox, Jordán y Raimundo Lulio. La inversión municipal en el proyecto será de algo más de 580.000 euros y el plazo de ejecución estimado es de cinco meses, por lo que los trabajos finalizarán a principios del próximo año 2019.

La actuación tiene como finalidad conseguir un doble objetivo. "El primero y principal, consiste garantizar la anchura mínima de calzada para asegurar el acceso a los servicios de emergencias a todos los edificios; algo que con la configuración actual no está garantizado", explican desde el Ayuntamiento de Madrid. «El segundo objetivo es mejorar la calidad ambiental del entorno de la plaza de Olavide, un lugar que es el núcleo del barrio y referente de sociabilización de esta zona», añaden. Las actuaciones consistirán en la renovación del pavimento, la ampliación de aceras y la eliminación de barreras arquitectónicas.

La intención del Ayuntamiento es convertir en espacios peatonales los tramos más próximos a la plaza de las calles en las que se actúa, de modo que estas vías se perciban como antesalas de la misma.

"En estos espacios se restringirá la circulación permitiendo el acceso a garajes de residentes, carga y descarga en los horarios que se determine, emergencias y mantenimiento municipal. Esta reconfiguración se lleva a cabo mediante medidas complementarias como el cambio de sentido del tráfico en la calle Quesada y medidas blandas de señalización en las calles de Santa Feliciana y Gonzalo de Córdoba", concretan fuentes municipales.

El tramo restante de las seis calles dividirá su uso en dos áreas. Una de ellas albergará el arbolado y bancos, incorporándose así como área de recreo. La otra, por necesidades de evacuación y seguridad, se proyecta como una franja que tendrá como mínimo 5,50 metros de anchura que se mantendrá sin obstáculos.

Terrazas y coches en su exterior

La Plaza de Olavide está configurada en la actualidad como una corona circular dentro de la cual se ubican zonas de juego infantil y de estancia. Su superficie interior supera escasamente el 60% del conjunto, pero concentra la totalidad de la zona de estancia. La corona circular exterior, está ocupada casi en su totalidad por las terrazas y carriles destinados al tráfico rodado. Los tramos más próximos a la plaza son utilizados habitualmente como espacios para aparcar coches.

Consulta aquí más noticias de Madrid.