Rayos
Tormenta eléctrica vista desde el monte Cepudo en Vigo y la Playa de Domaio. EFE/SXENICK

El pasado agosto cayeron en la península y en las Islas Baleares un total de 776.000 rayos, la cifra más alta contabilizada en un solo mes desde el año 2000.

Ha sido un mes muy "tormentoso y extraordinario" en relación al número tan alto de tormentas y fuertes granizadas que se han diseminado por toda la península, ha explicado Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para señalar, que sólo el día 9 se contabilizaron más de 260.000 rayos, un tercio de todo el mes.

Además ha incidido Del Campo, todos los días, salvo uno, hubo tormentas con numeroso aparato eléctrico en la península. Esta situación de agosto con tanta precipitación se ha generado, entre otras causas, por la presencia de vaguadas de aire frío sobre la península y a la humedad del Mediterráneo, lo que ha propiciado la formación de esas tormentas, ha explicado del Campo.

En cuanto a los rayos caídos las últimas horas, el portavoz ha destacado los 11.500 rayos del día de ayer, cifra muy alta pero, a su juicio, no "desorbitada". Durante septiembre la actividad de la atmósfera comienza a ser "más dinámica" y por tanto es normal que las tormentas descarguen más rayos, dice Del Campo para enumerar las zonas más castigadas de la geografía durante las últimas 24 horas: el noroeste peninsular, Navarra, Aragón, Cataluña, el entorno del sistema Central y Murcia.

En Galicia se han registrado un total de 2.199 rayos y sólo la provincia de Lugo, una de las más afectadas la pasada madrugada por el fuerte aparato eléctrico de las tormentas, ha contabilizado la caída de más de 1.500 rayos, en una zona que abarca de Sarria a Ribadeo, de norte a sur, a través de la Terra Chá.

Esta mañana la Agencia de Meteorología mantenía activada la alerta, naranja o amarilla, en veinticinco provincias de 10 comunidades por fuertes tormentas, con especial incidencia en áreas de Aragón y Cataluña donde se prevé que vayan acompañadas de granizo grande