"Tengo un gran peso al representar a mi comunidad y quiero hacerlo lo mejor posible", afirma Márquez, quien presentará una colección que narra una historia de creación propia basada en el mito extremeño de la Encorujá.

Descendiente de familia de sastres, Laura Manuela asegura que ha convivido con la moda desde el momento que llegó al mundo. Con tan solo seis años realizó su primer vestido para muñecas con grapas y a los 13 años utilizó su primera máquina de coser. "Siento un gran agradecimiento por este premio, cuando dedicas tanto esfuerzo y pones toda tu pasión emociona ver que tus creaciones son valoradas y reconocidas", asegura la diseñadora.

Tras realizar el bachillerato de Artes, la diseñadora estudio el Grado de Moda en Madrid y en su segundo año comenzó a introducir colecciones en los desfiles. Al finalizar el grado realizó un Master Internacional de Fotografía de Moda y Publicidad, después de ello estuvo trabajando como editora gráfica en una revista de moda.

"Para mí el momento exacto donde empiezo en este mundo de la moda es en el que me doy cuenta de que me quiero dedicar a ello, es decir, durante el bachillerato", explica Laura Manuela.

El verde en todas sus tonalidades, el magenta, el burdeos y el color miel junto son los colores favoritos de Márquez para sus colecciones, para las cuales utiliza como inspiración las historias, el cine la música, el arte en general y las prendas y objetos históricos.

Asimismo, inspirada en todo ello ha creado la colección que presentará en el certamen, Jara, la cierva. En ella se parte del tradicional traje extremeño y las influencias que muestra de comunidades vecinas como Castilla y León, Castilla la Mancha y Andalucía o complementos como el botón charro y los pañuelos portugueses. Faldas amplias de tul, camisas y chambras actualizadas, corsé de los siglos XVII Y XVIII transformados a corsés actuales de cuerpo entero o pantalones que toman como base la calzona masculina y el pololo.

En cuanto a los complementos, pañuelos de flores naturales o el pañuelo portugués, cintas para el pelo que pasan a formar parte de las prendas, riñoneras bordadas y sombreros basados en la época de la regencia. El fin de esta colección es trasladarte a un lugar, a una historia o un tipo de personaje a través de sus prendas, "se basa en ser una colección con narrativa propia", afirma la diseñadora.

Además, según afirma la diseñadora, es una colección que hace un repaso a la península y sus raíces, con cantidad de minuciosos detalles, como bordados, aplicaciones en ganchillo y alguna prenda tejida a mano, por lo que esta colección ha implicado en parte de su elaboración manos artesanas.

Explica que "los cimientos parten del folklore extremeño y peninsular, tanto a nivel de inspiración en su narrativa como en su patronaje, elección de tejidos y complementos", añade Márquez.

La diseñadora afirma que la moda ha vivido muchos cambios a lo largo del tiempo, de hecho cree que de una manera u otra los grandes creativos han influido en cambios dentro de la moda que han derivado en otros cambios sociales, al igual que han influido los cambios históricos y culturales. Por ello, afirma no tener referentes concretos, pero si le gusta revisar las colecciones de diseñadores actuales como Karl Lagerfeld, Jeremy Scott y María Escoté, entre otros.

"Para mi la moda es la creación del arte sobre el cuerpo, donde reflejar la personalidad o sentimientos en su indumentaria, por ello, animo a todos los futuros diseñadores a que sigan sus instintos y personalidad", concluye.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.