En concreto, y según la documentación recogida por Europa Press, todo parte de un expediente promovido por la Gerencia de Urbanismo para "exigir el mantenimiento de las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público" a los propietarios de una edificación enclavada en la calle Cristo del Buen Viaje, pues en mayo de 2010, dicho departamento resolvió que el inmueble "no se encuentra en situación legal de ruina urbanística, sino en mal estado de conservación", ordenando entonces a la propiedad "la ejecución de las medidas de conservación necesarias para el mantenimiento de las debidas condiciones de seguridad, salubridad y ornato público".

Ya en 2011, según la Gerencia de Urbanismo, se acordó "apercibir" a los propietarios del edificio de que el incumplimiento de dicha orden derivaría en la "imposición de multas coercitivas, con la periodicidad mínima mensual por valor cada una de ellas de 10.213 euros", toda vez que en 2013, un informe de la Sección Técnica de Conservación de la Edificación reflejaba que las obras ordenadas no habían sido iniciadas por la propiedad del inmueble, "considerándose las mismas necesarias y ascendiendo el presupuesto correspondiente a las mismas a la cantidad de 93.447 euros".

Es más, entre 2012 y 2017, la Gerencia de Urbanismo ha acordado hasta seis multas coercitivas por el incumplimiento de la mencionada orden, siempre según la documentación.

Y dado que un reciente informe de la Sección Técnica deConservación de la Edificación habría probado que las obras ordenadas siguen sin ser ejecutadas, la Gerencia de Urbanismo ha aprobado una "séptima multa coercitiva" de 10.213 euros contra los propietarios del edificio, por el "incumplimiento injustificado" de la orden de ejecutar las obras ordenadas para este edificio en materia de seguridad y salubridad.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.