Una de las actuaciones del festival Fringe
Una de las actuaciones del festival Fringe, celebrado en Edimburgo. Fringe (David Monteith-Hodge)

Las calles, teatros, iglesias y bares de Edimburgo se preparan para acoger a partir de este viernes 3 de agosto y hasta el 27 del mismo mes, a miles de artistas que darán vida a numerosos espectáculos de danza, música, comedia y artes visuales durante el Festival Internacional y el Fringe.

El centro de la capital escocesa, empapelado de carteles que dan una idea de las miles de posibilidades para el espectador, hierve estos días con la llegada de turistas y artistas de todo tipo que transforman el espacio público y la rutina de los edimburgueses.

Las actuaciones empezarán este viernes, cuando se celebrará la apertura con un espectáculo de luces llamado Five telegrams (Cinco telegramas) que conmemorará el papel de los soldados jóvenes en la Primera Guerra Mundial, con motivo del centenario de su fin y de la celebración del Año de la Juventud en Escocia.

Las imágenes se proyectarán durante veinticinco minutos sobre la fachada del Usher Hall, el icónico palacio de la música, e irán acompañadas de actuaciones en vivo y música a cargo de la compositora Anna Meredith y la compañía 59 Productions.

Festival Internacional de Edimburgo

En su edición de 2018, el Festival Internacional también pondrá el foco en el debate sobre la igualdad entre hombre y mujer y la necesidad de combatir el sexismo en el mundo de las artes, como afirmó su director, Fergus Linehan.

"Hemos organizado un evento para debatir sobre políticas de género en el mundo del arte, pero lo más importante es que haya una representación igualitaria en todo lo que hacemos. Creo que es algo central para el mundo del arte que tratamos de abordar", declaró.

La oferta cultural de este año incluye actuaciones de algunas de las mejores orquestas de jóvenes del mundo como la Orquesta Juvenil de Jazz del Carnegie Hall de Nueva York, YOA Orchestras of the Americas, un aclamado conjunto de América del Norte y del Sur, y también la Orquesta Sinfónica de Londres.

Entre las obras de teatro estarán Esperando a Godot de Garry Hynes y la adaptación de La maladie de la mort de Alice Birch.

En el campo de la opera se representarán los clásicos El barbero de SevillaLa Cenerentola de Gioachino Rossini y en el de la danza Autobiograpy de Wayne McGregor y Xenos de Akram Khan.

El festival ofrecerá un extenso programa en el que, según Linehan, existe "algo específico para cada uno".

Y a la vez, Fringe

En paralelo se celebran una decena de otros certámenes como el Festival de Arte, del Libro, de Música Militar y el más conocido de todos, el Fringe, que este año acoge 3.548 espectáculos en casi 300 localizaciones para una edición en la que invita a los espectadores a "sumergirse en lo desconocido".

Considerado como "el hermano pequeño" del Festival de Edimburgo, nació en 1947 como una plataforma alternativa para actores, comediantes y malabaristas que empezaban su carrera y ofrecían espectáculos gratuitos o de bajo coste en la calle o en los pubs, ubicaciones muy diferentes a las de su principal competidor.

Con los años, el Fringe se ha convertido en un gran escaparate no solo para principiantes, sino para los artistas más consolidados.

"En algunos aspectos puede ser el hermano menor del Festival de Edimburgo, pero en áreas como la comedia es el festival más grande del mundo", destacó Linehan, que, aunque reconoció que existe "una sana rivalidad" entre certámenes, se trabaja "de forma coordinada".

"La gente puede combinar el asistir a un concierto más formal con después ir a ver una comedia o un monólogo por la noche. Existe un extraordinario espectro de arte y entretenimiento a través de cualquier forma imaginable", resaltó el director.