La Policía Local de Sevilla ha puesto a disposición judicial a un total de ocho personas este fin de semana por la presunta comisión de delitos contra la seguridad vial, acusados entre otros aspectos de superar la tasa máxima de alcohol al volante, en ocasiones hasta quintuplicarla, en el marco de 12 actuaciones acometidas en la materia.

Junta a estas ocho personas, otros cuatro conductores más han sido objeto de actuación policial este fin de semana por conducir sin permiso o bajo los efectos de diversas drogas.

Según informa el Ayuntamiento de Sevilla en un comunicado, poco antes de la madrugada de este sábado, un hombre de unos 60 años de edad se veía implicado con el vehículo que conducía en un accidente en la avenida Alcalde Manuel del Valle, toda vez que este conductor quintuplicaba la tasa máxima permitida de alcohol al volante.

Por otro lado, en la avenida San José de Palmete, un conductor que colisionó contra dos vehículos estacionados superaba el triple del máximo permitido mientras que, en la madrugada del sábado, un control de la Policía Local detectó a un individuo que conducía sin permiso de conducir ni seguro y que ya tenía otros cinco atestados por este motivo en menos de un año.

Además, sobre las 0,30 horas de este sábado, otra patrulla que circulaba por la calle Ada identificó a un hombre que había sido denunciado por carecer de permiso la semana pasada, comprobando los agentes que ya se le habían instruido otros ocho atestados por este motivo desde 2015, fecha desde la que carecía de carné por pérdida de puntos. En el control posterior dio positivo en cocaína, metafetaminas y cannabis.

Pasada la 1,00 horas, un joven de 19 años que circulaba en un ciclomotor se dio a la fuga para evitar el control cuando circulaba por la calle Betis en sentido contrario y cuando fue alcanzado por los agentes, no mostró permiso de circulación y se le sometió a las pruebas correspondientes, que dieron positivo en alcohol. Una hora después, un varón de 40 años circulaba con un vehículo en muy mal estado por la glorieta de San Lázaro y cuando se comprobaron sus datos carecía de carné de conducir.

A las 5,00 horas también del sábado, una patrulla observó a un vehículo que zigzagueaba por la avenida de la Paz en dirección hacia la carretera de Utrera y se comprobó que su conductor casi cuadruplica el máximo permitido de alcohol, carecía de seguro y tenía la ITV caducada.

Además, a media tarde del sábado, una patrulla que circulaba por la calle Doctor Fedriani encontró en Muñoz León a un vehículo que circulaba en sentido contrario, cuyo conductor superó con creces el triple del máximo permitido en tasa de alcohol en sangre y al que le habían retirado dos veces el carné de conducir por sendos juzgados sevillanos.

CUATRO CASOS MÁS EN LA MADRUGADA DEL DOMINGO

Ya durante la madrugada del domingo se produjeron otros cuatro casos. El primero, pasada la medianoche, momento en que los agentes observaron al conductor de una moto a gran velocidad por la calle Trajano, el cual se detuvo al verlos y se metió en un bar y, al identificarlo, comprobaron que carecía de carné de conducir desde el año 2016.

En torno a las 4,00 horas, en un control de alcoholemia ubicado en la Glorieta Olímpica, un conductor duplicó la tasa en un control de alcoholemia y, a primera hora de la mañana, en la carretera de la Esclusa, un conductor perdió el control y se salió de la vía cuando triplicaba el máximo permitido de tasa de alcohol. Finalmente, otro conductor provocó un accidente sobre las 3,00 horas en la calle Marqués de Pickman e intentó agredir a los otros implicados así como a un agente para, posteriormente, negarse a realizar la prueba de alcoholemia.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.