Una vez se ponga en servicio, el nuevo trazado reducirá en 17,9 kilómetros la distancia entre estas ciudades y estará habilitada para alcanzar velocidades de hasta 250 km/hora, lo que permitirá rebajar los tiempos de viaje para los servicios comerciales de ancho convencional.

En concreto, Conesa ha podido presenciar la realización de las primeras verificaciones técnicas de la nueva infraestructura, mediante la circulación de un tren laboratorio de Adif que examina y analiza las propiedades dinámicas y geométricas de la vía.

Asimismo, ha comprobado el avance del tendido del nuevo cableado que formará parte de los sistemas de señalización e instalaciones de seguridad de los que estará dotado este tramo.

La variante de Camarillas, de 26,3 km de longitud, se enmarca en la mejora del equipamiento y las prestaciones que lleva a cabo el Ministerio de Fomento en la línea que une Chinchilla con Murcia y Cartagena.

Este tramo incrementará la capacidad de carga de los trenes de mercancías hasta las 22,5 toneladas por eje y dispondrá de instalaciones que permitirán el estacionamiento de trenes de hasta 750 metros de longitud.

Estas actuaciones se enmarcan en el convenio firmado en 2015 por el Ministerio de Fomento, la Comunidad y la Autoridad Portuaria de Cartagena.

En concreto, suponen una inversión de 43,5 millones de euros (IVA incluido) que será asumida por la Autoridad Portuaria con cargo al Fondo Financiero de Accesibilidad Terrestre Portuaria, destinado a la construcción de infraestructuras de acceso a los puertos de interés general y la mejora de las redes generales de transportes.

El nuevo trazado de la Variante de Camarillas tiene una longitud de 26,3 kilómetros, cuyas principales infraestructuras incluyen un túnel de 2,5 km, dos falsos túneles de 250 metros cada uno, tres viaductos, que suman una longitud de 329 metros, ocho pasos superiores y tres inferiores.

Entre las actuaciones más relevantes que se llevan a cabo destaca el tendido de cableado de los sistemas de señalización e instalaciones de seguridad, cuyo contrato fue adjudicado recientemente por Adif.

De este modo, el tramo estará dotado de un sistema de señalización automática que agilizará la gestión de la circulación ferroviaria e incrementará la capacidad de la línea.

Asimismo, se han iniciado las primeras verificaciones técnicas mediante la circulación de un tren laboratorio de Adif que, en su primera fase, comprueba las propiedades dinámicas y geométricas de la vía.

Igualmente, se ha realizado el montaje de vía sobre balasto en toda la variante, a excepción de un túnel de 2,5 km de longitud, en el que se ha montado sobre hormigón.

Se suprimen ocho pasos a nivel situados en la actual línea, entre los que destaca el situado en el punto kilométrico 366/051, en las inmediaciones de la estación de Agramón; se amplían las estaciones de Cieza y Agramón para adaptarlas a la circulación de trenes de mercancías de 750 m de longitud; y se renueva el carril y las traviesas entre Cieza y la variante y en el tramo comprendido entre la variante y Agramón.

Asimismo, se instalan cerramientos en las zonas próximas a las estaciones; se construye el entronque por ambos extremos con la vía general; y se instalan sistemas de seguridad y protección civil en el túnel de mayor longitud, incluyendo pasillos y galerías de evacuación, y actuaciones de drenaje, entre otras.

Las obras de plataforma de la Variante de Camarillas, ejecutadas por la SEITT, fueron cofinanciadas por el Feder a través del P.O. Murcia FF.CC., por importe de 12,6 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Murcia.